Rusia confirmó un trágico accidente nuclear una semana después de ocurridoEconomía 

Rusia confirmó un trágico accidente nuclear una semana después de ocurrido

Jake Rudnitsky y Stepan Kravchenko

La explosión ocurrió el 8 de agosto durante una prueba de un misil que utilizaba “fuentes de energía de isótopos” en una plataforma en alta mar en la región de Arkhangelsk, cerca del Círculo Polar Ártico, dijo Rosatom Foto: Bloomberg

La fallida prueba de misiles en la que murieron cinco científicos atómicos la semana pasada en el Mar Blanco de Rusia involucró una pequeña fuente de energía nuclear, según un alto funcionario del instituto donde trabajaban. Los hombres “murieron trágicamente mientras probaban un nuevo dispositivo especial”, dijo Alexei Likhachev, director ejecutivo del monopolio nuclear estatal Rosatom, durante su funeral el lunes en Sarov, una ciudad de alta seguridad dedicada a la investigación atómica a menos de 400 kilómetros al este de Moscú, donde se encuentra el instituto.

La parte del Centro Nuclear Federal de Rusia donde trabajaban está desarrollando fuentes de energía a pequeña escala que usan “materiales radiactivos, incluidos materiales fisionables y radioisotópicos” para el Ministerio de Defensa y usos civiles, dijo Vyacheslav Soloviev, director científico del instituto, en un video mostrado por la televisión local. “Estamos analizando toda la cadena de eventos para evaluar tanto la escala del accidente como para comprender sus causas”, dijo.

La explosión ocurrió el 8 de agosto durante una prueba de un misil que utilizaba “fuentes de energía de isótopos” en una plataforma en alta mar en la región de Arkhangelsk, cerca del Círculo Polar Ártico, dijo Rosatom durante el fin de semana. El Ministerio de Defensa informó inicialmente que dos personas murieron en el accidente, el cual según dijo implicaba la prueba de un motor de misil de combustible líquido. El Ministerio no mencionó el elemento nuclear.

Pico de radiación

La explosión causó un breve aumento de la radiación en la cercana ciudad portuaria de Severodvinsk, según un comunicado en el sitio web de la administración local que luego fue eliminado. Un funcionario del instituto Sarov dice en el video publicado el domingo que los niveles de radiación aumentaron al doble de los niveles normales durante menos de una hora y no se detectó contaminación duradera. El ejército ruso dijo que los niveles de radiación eran normales, pero reveló pocos detalles sobre el incidente.

La noticia de la explosión desencadenó en ciudades y pueblos cercanos una búsqueda de yodo, un método que se cree ayuda a prevenir que la glándula tiroides absorba radiación. Noruega dijo que había intensificado el monitoreo de radiación después del incidente, pero no detectó nada anormal. El lunes, el departamento de Seguridad Nuclear y Protección Ambiental de Noruega dijo que sus monitores locales y europeos no habían mostrado ningún aumento en los niveles de radiación.

Los vientos del sur y la gran distancia entre la frontera y la explosión hacen que sea poco probable que Finlandia detecte alguna radiación, dijo el lunes Pia Vesterbacka, directora de la Autoridad de Seguridad Nuclear y Radiación de Finlandia. La autoridad no ha revisado sus filtros de aire desde el incidente, pero espera tener resultados esta semana, agregó. “Si hubiera sido un accidente realmente grave, habríamos visto más radiación más allá”, afirma Pavel Podvig, investigador principal de la Comisión de Desarme de las Naciones Unidas en Ginebra.

Nuevas armas

Los medios rusos han especulado que el arma que se estaba probando era el SSC-X-9 Skyfall, conocido en Rusia como el Burevestnik, un misil de crucero de propulsión nuclear que el presidente Vladimir Putin presentó al mundo en un breve segmento animado durante su discurso sobre el estado de la nación el año pasado. Sergei Kiriyenko, exjefe de Rosatom y primer subjefe de gabinete de Putin asistió a los funerales de Sarov y dijo que el presidente ruso decidió otorgar póstumamente a los hombres un alto honor estatal.

La explosión fue la última de una serie de accidentes mortales que han dañado la reputación del ejército ruso. Explosiones masivas la semana pasada en un depósito militar siberiano mataron a una persona e hirieron a 13 más, además de forzar la evacuación de 16.500 personas de sus hogares. En julio, 14 marineros fallecieron en un incendio a bordo de un submarino de propulsión nuclear en el mar de Barents, en un incidente sobre el cual los funcionarios inicialmente se negaron a comentar.

Un alto funcionario naval dijo más tarde que los hombres dieron sus vidas para evitar una “catástrofe planetaria”. El peor desastre naval postsoviético de Rusia también ocurrió en el mar de Barents, cuando 118 tripulantes murieron en el submarino nuclear Kursk que se hundió después de una explosión en agosto de 2000.


Lo más visto

Noticias Relacionadas

Leave a Comment