El hermoso relato de una montañista jujeñaPolítica 

El hermoso relato de una montañista jujeña

JUJUY ANDINO CLUB DE MONTAÑA

7 de noviembre del año 2019

Jujuy Andino Club de Montaña es muy reconocido por su actividad, ya que posibilita y capacita a muchas personas a llegar de la mejor manera a lugares con vistas increíbles en nuestra provincia. Patricia Caba, dedició plasmar en un relato como son las salidas:

Todo empezó con un mensaje en horas de la noche del Presidente del “Club Jujuy Andino” Héctor Rubén Peña Mendoza, más exactamente a 22:26 hs. Del viernes 1° de noviembre, un mensaje que impactó a más de uno y preocupó a muchas personas, una noticia que llegaba desde 275 km de capital por parte de nuestro colega y amigo Marcelo Chañi quien informó que una persona, en condiciones aún no bien esclarecida, no había regresado del Volcán Tuzgle ubicado en la localidad de Susques, cercano a un pueblo llamado Puesto Sey.

El mismo empezó el ascenso en horas de la mañana y al no
regresar en el horario previsto se informó a las autoridades correspondientes
para posteriormente empezar con todo el protocolo de búsqueda y rescate por
parte de los efectivos del destacamento policial y lugareños. Al hacernos eco
de la noticia, se notó la solidaridad, compañerismo y amistad de los
integrantes del Club Jujuy Andino, ofreciendo desinteresadamente su ayuda y
apoyo, donde cuatro personas tomaron el deber de dejar todo lo que en ese
momento estaban haciendo y prepararse para ir al lugar lo más rápido posible,
todos de distintos lugares de la provincia Eduardo Martinez de San Pedro de Jujuy,
Patricia Caba de El Carmen, Hugo Martinez de Humahuaca y Javier Burgos de San
Salvador.

Teniendo lo necesario en equipo de rescate y demás cosas que
son necesarias, entre ellos GPS, radios, camilla, botiquín de 1ros Auxilios
(Equipo del Club), se acordó un horario y lugar de reunión, el cual fue en la
vieja terminal de San Salvador a las 0:00 hs. Llego el momento de partir a tan
largo viaje. Nuestro amigo Hugo nos esperaba en Purmamarca. Una vez con todos
en el vehículo se procedió a continuar viaje, que tan largo se tornó el camino
y la vez tan corto, entre platicas, recordatorio de experiencias, contadores de
vida, momentos que quedaron y forjan lazos de amistad más fuertes.

Cercano a las 3 de la mañana se llegó al destacamento policial de Susques donde nos informaros más de lo sucedido, no tomó mucho tiempo. Ya más informados partimos al último destino Puesto Sey donde encontraríamos a la patrulla destinada a tal tarea de rescate, recorriendo la ruta 40 rodeados de plena noche llena de estrellas que daban aliento de esperanza de un clima favorable, fueron 75 km más de incentidumbre. Al llegar, con emoción y gran alivio nos dieron a conocer tan buena noticia, lo habían encontrado, hace unos instantes, lo habían transalado al puesto de salud, donde le estaban brindando la atención que correspondiente, ya que había sufrido hipotermia, para luego trasladarlo a Susques lugar de mayor complejidad.

Que alegría ver la predisposición a un labor tan
desinteresado, por alguien que no conoces o bien si conoces pero no sabes quién
es hasta que llegas ahí, y fue para sorpresa de nuestro amigo Hugo Martínez
conocía al Padre del joven extraviado. Son momentos que uno recordará, lo
pequeño que puede llegar a ser algo tan importante y como estando lejos
llegamos a conocer personas de distintos lugares por amistad, trabajo, con
alivio y alegría nos reunimos para ver como nosotros íbamos a proseguir a
partir de ese momento, nuestra labor había finalizado…

La opción que da Rubén era ir y hacer la ascensión al Volcán
Tuzgle, con mucho ánimos y emoción subimos en la camioneta y ascendimos un poco
más del campamento base del sector NE, priorizando las medidas de seguridad. Se
empezó a caminar a las 08:00 hs con una mochila de ataque y provistos con todo
lo necesario ¡qué momento! Se dio en ese instante a tres amigos que hacían por
primera vez este volcán, mezcla de sentimientos y preguntas vienen a nuestra
mente.

Es inexplicable lo que se siente al subir a una montaña por primera vez y al regresar el recordatorio de todo lo vivido en una  ascensión anterior, con la misma pasión y corazón se sube pero también con mucha cabeza, muchas cosas vienen a nuestra mente, cansados y sin aclimatar previamente empezamos a caminar a paso lento y constante. La falta de sueño empezó a hacer estragos en el cuerpo y la mente de algunos, pero llegaba esa palabra y aliento que nos animaba a seguir. Es increíble como el compañerismo y solidaridad que se encuentra en la montaña, reímos y nos acompañamos con largas platicas o en silencio, pero ese apoyo siempre esta, muestra de pasión por un mismo sentimiento.

El ascenso duró 03:30 hs. Deslumbrados por tal vista,  que inmenso es el mundo y tan pequeños somos
nosotros, un amanecer único y un cielo infinito, que se pierde ente tanta
lejanía, hay tanto por decir que al recordar las palabras quedan cortas, al
describir buscas adjetivos que puedan calificar todo lo bello del mundo de ese
pequeño lugar, Jujuicito de mi alma guardas tantos tesoros y tantas maravillas,
cada rincón es un lugar maravilloso por descubrir, ¡finalmente cumbre!.

Con un puente de bastones se hizo el saludo a los nuevos
cumbreros de esa montaña. Los encargados en esta oportunidad fueron Patricia y
Rubén dando la bienvenida a Hugo, Javier y Eduardo, al grito de cumbre junto a
un abrazo y cálido recibimiento de la montaña, solo un instante donde todo el
universo conspira a nuestro favor. Llegamos a los 5530 msnm, y un segundo de
silencio contemplas la belleza del lugar, risas, alegría, emoción, emociones
cumbreras, de lejos se veían próximas cumbres y también nubes que anunciaban la
hora de partida.

Al prepararnos nuevamente empezamos a descender por el gran
acarreo nos tomo una hora bajar, una hora, no creíamos el tiempo que habíamos
hecho, y de repente las nubes estaban más cercanas pero ya estábamos en un
punto seguro y regresando, y al ver que se podía, nos quedamos a descansar, a
dormir un momento y retomar mas fuerzas para el largo camino de regreso a casa,
donde está la verdadera cumbre lugar donde te esperan.

Algunos dormían, otros estaban sentados en las grandes
rocas, parecían vizcachas asoleándose y una vez reparado el cansancio teníamos
que almorzar. Llegamos a Puesto Sey, nos proveímos de lo necesario y almorzamos
el sándwich más rico y cargados de energía, animados nuevamente, regresamos
acompañados de una suave lluvia y un viento refrescante.

Un viaje inesperado, impensado. Un viaje para recordar. Gracias a todos por una muestra de amor, compañerismo, por simplemente preguntar por nosotros, gracias a nuestros amigos y familiares.

Jujuy Andino Club de Montaña es muy reconocido por su actividad, ya que posibilita y capacita a muchas personas a llegar de la mejor manera a lugares con vistas increíbles en nuestra provincia. Patricia Caba, dedició plasmar en un relato como son las salidas:

Todo empezó con un mensaje en horas de la noche del Presidente del “Club Jujuy Andino” Héctor Rubén Peña Mendoza, más exactamente a 22:26 hs. Del viernes 1° de noviembre, un mensaje que impactó a más de uno y preocupó a muchas personas, una noticia que llegaba desde 275 km de capital por parte de nuestro colega y amigo Marcelo Chañi quien informó que una persona, en condiciones aún no bien esclarecida, no había regresado del Volcán Tuzgle ubicado en la localidad de Susques, cercano a un pueblo llamado Puesto Sey.

El mismo empezó el ascenso en horas de la mañana y al no
regresar en el horario previsto se informó a las autoridades correspondientes
para posteriormente empezar con todo el protocolo de búsqueda y rescate por
parte de los efectivos del destacamento policial y lugareños. Al hacernos eco
de la noticia, se notó la solidaridad, compañerismo y amistad de los
integrantes del Club Jujuy Andino, ofreciendo desinteresadamente su ayuda y
apoyo, donde cuatro personas tomaron el deber de dejar todo lo que en ese
momento estaban haciendo y prepararse para ir al lugar lo más rápido posible,
todos de distintos lugares de la provincia Eduardo Martinez de San Pedro de Jujuy,
Patricia Caba de El Carmen, Hugo Martinez de Humahuaca y Javier Burgos de San
Salvador.

Teniendo lo necesario en equipo de rescate y demás cosas que
son necesarias, entre ellos GPS, radios, camilla, botiquín de 1ros Auxilios
(Equipo del Club), se acordó un horario y lugar de reunión, el cual fue en la
vieja terminal de San Salvador a las 0:00 hs. Llego el momento de partir a tan
largo viaje. Nuestro amigo Hugo nos esperaba en Purmamarca. Una vez con todos
en el vehículo se procedió a continuar viaje, que tan largo se tornó el camino
y la vez tan corto, entre platicas, recordatorio de experiencias, contadores de
vida, momentos que quedaron y forjan lazos de amistad más fuertes.

Cercano a las 3 de la mañana se llegó al destacamento policial de Susques donde nos informaros más de lo sucedido, no tomó mucho tiempo. Ya más informados partimos al último destino Puesto Sey donde encontraríamos a la patrulla destinada a tal tarea de rescate, recorriendo la ruta 40 rodeados de plena noche llena de estrellas que daban aliento de esperanza de un clima favorable, fueron 75 km más de incentidumbre. Al llegar, con emoción y gran alivio nos dieron a conocer tan buena noticia, lo habían encontrado, hace unos instantes, lo habían transalado al puesto de salud, donde le estaban brindando la atención que correspondiente, ya que había sufrido hipotermia, para luego trasladarlo a Susques lugar de mayor complejidad.

Que alegría ver la predisposición a un labor tan
desinteresado, por alguien que no conoces o bien si conoces pero no sabes quién
es hasta que llegas ahí, y fue para sorpresa de nuestro amigo Hugo Martínez
conocía al Padre del joven extraviado. Son momentos que uno recordará, lo
pequeño que puede llegar a ser algo tan importante y como estando lejos
llegamos a conocer personas de distintos lugares por amistad, trabajo, con
alivio y alegría nos reunimos para ver como nosotros íbamos a proseguir a
partir de ese momento, nuestra labor había finalizado…

La opción que da Rubén era ir y hacer la ascensión al Volcán
Tuzgle, con mucho ánimos y emoción subimos en la camioneta y ascendimos un poco
más del campamento base del sector NE, priorizando las medidas de seguridad. Se
empezó a caminar a las 08:00 hs con una mochila de ataque y provistos con todo
lo necesario ¡qué momento! Se dio en ese instante a tres amigos que hacían por
primera vez este volcán, mezcla de sentimientos y preguntas vienen a nuestra
mente.

Es inexplicable lo que se siente al subir a una montaña por primera vez y al regresar el recordatorio de todo lo vivido en una  ascensión anterior, con la misma pasión y corazón se sube pero también con mucha cabeza, muchas cosas vienen a nuestra mente, cansados y sin aclimatar previamente empezamos a caminar a paso lento y constante. La falta de sueño empezó a hacer estragos en el cuerpo y la mente de algunos, pero llegaba esa palabra y aliento que nos animaba a seguir. Es increíble como el compañerismo y solidaridad que se encuentra en la montaña, reímos y nos acompañamos con largas platicas o en silencio, pero ese apoyo siempre esta, muestra de pasión por un mismo sentimiento.

El ascenso duró 03:30 hs. Deslumbrados por tal vista,  que inmenso es el mundo y tan pequeños somos
nosotros, un amanecer único y un cielo infinito, que se pierde ente tanta
lejanía, hay tanto por decir que al recordar las palabras quedan cortas, al
describir buscas adjetivos que puedan calificar todo lo bello del mundo de ese
pequeño lugar, Jujuicito de mi alma guardas tantos tesoros y tantas maravillas,
cada rincón es un lugar maravilloso por descubrir, ¡finalmente cumbre!.

Con un puente de bastones se hizo el saludo a los nuevos
cumbreros de esa montaña. Los encargados en esta oportunidad fueron Patricia y
Rubén dando la bienvenida a Hugo, Javier y Eduardo, al grito de cumbre junto a
un abrazo y cálido recibimiento de la montaña, solo un instante donde todo el
universo conspira a nuestro favor. Llegamos a los 5530 msnm, y un segundo de
silencio contemplas la belleza del lugar, risas, alegría, emoción, emociones
cumbreras, de lejos se veían próximas cumbres y también nubes que anunciaban la
hora de partida.

Al prepararnos nuevamente empezamos a descender por el gran
acarreo nos tomo una hora bajar, una hora, no creíamos el tiempo que habíamos
hecho, y de repente las nubes estaban más cercanas pero ya estábamos en un
punto seguro y regresando, y al ver que se podía, nos quedamos a descansar, a
dormir un momento y retomar mas fuerzas para el largo camino de regreso a casa,
donde está la verdadera cumbre lugar donde te esperan.

Algunos dormían, otros estaban sentados en las grandes
rocas, parecían vizcachas asoleándose y una vez reparado el cansancio teníamos
que almorzar. Llegamos a Puesto Sey, nos proveímos de lo necesario y almorzamos
el sándwich más rico y cargados de energía, animados nuevamente, regresamos
acompañados de una suave lluvia y un viento refrescante.

Un viaje inesperado, impensado. Un viaje para recordar. Gracias a todos por una muestra de amor, compañerismo, por simplemente preguntar por nosotros, gracias a nuestros amigos y familiares.


Noticias Relacionadas

Leave a Comment