Un correo electrónico despertó la furia de tenistas en AustraliaDeportes 

Un correo electrónico despertó la furia de tenistas en Australia

La decisión de que el Abierto de Australia​ de tenis se dispute pese a los graves incendios que afectan a esa nación y a la calidad del aire que se respira en Melbourne sigue generando rechazo entre los jugadores. Esta vez fue el británico Liam Broady quien cuestionó duramente a la ATP y a Tennis Australia, el ente rector del deporte en ese país, por haber remitido un correo electrónico a los jugadores en el que afirmaban que las condiciones eran aptas para el desarrollo del certamen.

“Cuanto más pienso en las condiciones en que jugamos hace unos días, más me hierve la sangre. No podemos dejar que esto pase”, aseguró Broady, quien definió como “una bofetada en la cara” el correo electrónico que los jugadores recibieron, en el que se evaluaba que las condiciones eran “desafiantes”, pero se aseguraba que los expertos médicos habían considerado que eran “aceptables para jugar”. “¿(Las condiciones) eran saludables?”, se preguntó el tenista.

Mirá también

El inglés, 234° en el ranking mundial, cayó en la primera ronda de la qualy frente al bielorruso Ilya Ivashka el martes. Ese día, un rato antes de ese encuentro, la actividad se había suspendido durante una hora debido a la mala calidad del aire y la eslovena Dalila Jakupovic se había visto obligada a abandonar su duelo ante suiza Stefanie Voegele debido a dificultades respiratorias. Broady sostuvo en un texto publicado en su cuenta de Twitter que durante su partido se había sentido “sin aliento”.

“¿Se advirtió a los ciudadanos de Melbourne que mantuvieran a sus animales en el interior el día que jugué la clasificación y sin embargo se esperaba que saliéramos para una competencia física de alta intensidad? ¿Qué tenemos que hacer para crear un sindicato de jugadores? ¿Dónde está la protección para los jugadores, tanto hombres como mujeres?”, se preguntó el jugador de 26 años. Y añadió: “En el tour dejamos pasar tantas cosas que no están bien, pero en algún momento tenemos que defendernos. Todos los jugadores necesitan protección, no solo unos pocos”.

La publicación de Broady recibió la adhesión de algunos colegas. “En 35 años, es la primera vez que uso un spray para el asma. Bien dicho, Liam”, le respondió en Twitter el veterano alemán Dustin Brown, quien el miércoles batalló durante dos horas y 42 minutos frente al esloveno Blaz Kavcic y al aire de Melbourne antes de caer en tres sets.

“Me enorgullezco de ser uno de los jugadores más aptos en el circuito y mi cuerpo literalmente me falló ese día. No fui el único que sintió que los 25 segundos entre puntos eran 5. Sentí como si hubiese estado en una cinta de correr”, sumó el británico Jay Alexander Clarke, quien también perdió en la primera ronda de la qualy ante el austríaco Dennis Novak.

I pride myself on being one of the fittest players on the circuit I play and my body literally failed me on that day and I wasn’t the only one 25 seconds between points felt like 5 ! Genuinely felt like being on a treadmill #Poor https://t.co/1W8aaDpka4

— Jay Alexander Clarke (@Jay27798) January 16, 2020

En el correo electrónico que recibieron los jugadores se destaca que su bienestar “es lo más importante” para la organización del torneo y se detallan los protocolos que se están utilizando para evaluar la conveniencia o no de jugar. Allí se especifica que se toma una medición de la calidad del aire cada cuatro minutos en el Melbourne Park.

El indicador que se usa es la cantidad de partículas en suspensión de menos de 2,5 micras (PM2,5). En el correo electrónico se resalta que la actividad se ha detenido y se detendrá cada vez que en el aire se detecten más de 200 PM2,5 y se asegura que “no se ha jugado en ningún momento por encima de ese umbral”.

Mirá también

Los de Broady, Brown y Clarke no son los primeros cuestionamientos a la organización del Abierto de Australia. “¿Habríamos hecho las cosas de manera diferente en el caso de que (Roger) Federer o (Novak) Djokovic ​estuviesen estado jugando la final?”, se preguntó Noah Rubin. “No estarían jugando en estas condiciones. Es un lugar en el que es difícil estar como para obligar a los jugadores de la qualy a disputar sus partidos”, añadió el estadounidense, 249° en el ranking mundial.

En tanto, el canadiense Brayden Schnur, 103° del mundo, cuestionó a Federer y a Rafael Nadal​ por no alzar la voz en defensa de los jugadores de menor ranking que están disputando la clasificación. “Son un poco egoístas al pensar solo en ellos. En lo único que están pensando es en sus legados y no en el deporte. Ellos y los mejores del mundo tienen que venir y ser la voz de los tenistas menos conocidos para influir en las condiciones en las que jugamos”, aseguró.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Noticias Relacionadas

Leave a Comment