En el Día de la Memoria, Adep recordó a Marina ViltePolítica 

En el Día de la Memoria, Adep recordó a Marina Vilte

Día de la Memoria

24 de marzo del año 2020

La docente nació en Salvador de Jujuy en 1938 y en 1956 se recibió de Maestra Normal Nacional

La recordada Marina Vilte, docente y coplera jujeña

Conocedora profunda de la realidad educativa de su provincia empezó a transitar el compromiso intenso de su propio ser docente y con la comunidad a la que pertenecía.


Anduvo por Purmamarca y los pueblos levantados en los cerros de colores, fue coplera en los carnavales de la Quebrada pero también leyó la «Pedagogía del Oprimido» de Paulo Freire, que marcó a fuego la generación de maestros y maestras de los ´60 y ´70.

Al tiempo se fue fogueando en las luchas sindicales y ocupó el cargo de secretaria en la Asociación de Educadores Provinciales (ADEP). Corrían por entonces aires de cambio social, de cuestionamiento a la viejas estructuras que habían puesto a la población más desvalida, en situación de atraso y miseria.


Después en llegaron los ´70 y la proliferación de los grupos y organizaciones que planteaban la necesidad de luchar contra la pobreza, por una mejor distribución de la riqueza y por la liberación del imperio yanqui.


Marina era una militante sindical con sello propio: la contracara del burócrata sindical, defensora honesta del trabajo y el estudio. Por tres periodos consecutivos fue electa autoridad de ADEP.


Estuvo presente aquél 12 de septiembre de 1973 cuando nació la CTERA (Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina) en dónde fue secretaria Adjunta.


El mismo 24 de marzo de 1976, día que se produce el golpe de Estado, Marina cae presa por primera vez y esta también la madrugada que Isauro Arancibia, secretario Adjnto de CTERA, es acribillado a balazos junto a su hermano Arturo en la sede de ATEP (Asociación Tucumana de Educadores Provinciales).Marina es liberada después de un mes y fiel a sus convicciones retoma su lugar en ADEP.


Será el final de es mismo año, el 31 de de diciembre a las cinco de la mañana cuando es arrebatada de sus casa y llevada para siempre con rumbo desconocido.


Ingresa a uno de los centro clandestinos de detención era caer en el infierno, en la dignidad pisoteada, en el horror de la tortura y de la desesperación de las voces jóvenes.


Hoy podemos decir que aquella CTERA fundante de la que participó Marina Vilte, instaló el tema docente en las agendas de lo gobierno nacional como en los gobierno provinciales y que consolidó para siempre la capacidad de movilización de los «trabajadores de la educación»

Con la justicia el nombre de «Marina Vilte» no sólo une a escuelas e instituciones sino que queda en la memoria de todos los que luchamos por una digna Educación Pública.

La docente nació en Salvador de Jujuy en 1938 y en 1956 se recibió de Maestra Normal Nacional

La recordada Marina Vilte, docente y coplera jujeña

Conocedora profunda de la realidad educativa de su provincia empezó a transitar el compromiso intenso de su propio ser docente y con la comunidad a la que pertenecía.


Anduvo por Purmamarca y los pueblos levantados en los cerros de colores, fue coplera en los carnavales de la Quebrada pero también leyó la «Pedagogía del Oprimido» de Paulo Freire, que marcó a fuego la generación de maestros y maestras de los ´60 y ´70.

Al tiempo se fue fogueando en las luchas sindicales y ocupó el cargo de secretaria en la Asociación de Educadores Provinciales (ADEP). Corrían por entonces aires de cambio social, de cuestionamiento a la viejas estructuras que habían puesto a la población más desvalida, en situación de atraso y miseria.


Después en llegaron los ´70 y la proliferación de los grupos y organizaciones que planteaban la necesidad de luchar contra la pobreza, por una mejor distribución de la riqueza y por la liberación del imperio yanqui.


Marina era una militante sindical con sello propio: la contracara del burócrata sindical, defensora honesta del trabajo y el estudio. Por tres periodos consecutivos fue electa autoridad de ADEP.


Estuvo presente aquél 12 de septiembre de 1973 cuando nació la CTERA (Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina) en dónde fue secretaria Adjunta.


El mismo 24 de marzo de 1976, día que se produce el golpe de Estado, Marina cae presa por primera vez y esta también la madrugada que Isauro Arancibia, secretario Adjnto de CTERA, es acribillado a balazos junto a su hermano Arturo en la sede de ATEP (Asociación Tucumana de Educadores Provinciales).Marina es liberada después de un mes y fiel a sus convicciones retoma su lugar en ADEP.


Será el final de es mismo año, el 31 de de diciembre a las cinco de la mañana cuando es arrebatada de sus casa y llevada para siempre con rumbo desconocido.


Ingresa a uno de los centro clandestinos de detención era caer en el infierno, en la dignidad pisoteada, en el horror de la tortura y de la desesperación de las voces jóvenes.


Hoy podemos decir que aquella CTERA fundante de la que participó Marina Vilte, instaló el tema docente en las agendas de lo gobierno nacional como en los gobierno provinciales y que consolidó para siempre la capacidad de movilización de los «trabajadores de la educación»

Con la justicia el nombre de «Marina Vilte» no sólo une a escuelas e instituciones sino que queda en la memoria de todos los que luchamos por una digna Educación Pública.


Noticias Relacionadas

Leave a Comment