París Saint-Germain: la increíble historia de una maldiciónDeportes 

París Saint-Germain: la increíble historia de una maldición

Parece una mentira contada por alguien que detesta a Nasser Al Kelaifi, el dueño del Paris Saint Germain. La derrota imposible sucede: después de un partido en el que mereció ganar y luego de una ida favorable con un 2-0 en Old Trafford, el equipo de la capital de Francia -hijo de capitales de Qatar- se deshace.

Sobre la hora, con una polémica de VAR (presunta infracción de Kimpembé, por mano), el Manchester United recibe un penal a favor. Yahí va Rashford contra la leyenda de Buffon. Yestablece el 3-1 que define la clasficación a los cuartos de final. En modo agónico. En modo Solskjaer, actual entrenador del equipo, el mismo que que le dio a los rojos de Manchester la Champions League frente a Bayern Munich, en el último suspiro, en 1999.

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

El partido fue un absurdo a cada paso. Siempre fue mejor el PSG, con un Di María para el aplauso, con un Mbappe intenso, con un planteo audaz. Pero no. El estigma europeo lo tiene preso al gigante que se viste de azul. Una ridiculez.

El United acortó distancia en la serie a los dos minutos de partido gracias a Romelu Lukaku. El delantero belga aprovechó un error de Thilo Kehrer en un pase atrás, para cortar el balón, eludir al arquero y definir. Un regalo del peor jugador de la cancha.

Minutos después se vería que aquel gol solo fue un acierto individual más que un producto del funcionamiento colectivo del conjunto de la Premier League. Inmediatamente después de ponerse en desventaja, el PSG respondió con fútbol y se exhibió claramente superior.

A los seis minutos, Di María desbordó por la izquierda del ataque y ejecutó un centro rasante que por poco no empujó Mbappé. Y con el monopolio de pelota y despliegue por ambos lados, el equipo francés no tardó en empatar. A los once, el joven delantero campeón del mundo giró en el área y mandó un centro para la aparición de Juan Bernat por detrás de todos, que sólo tuvo que empujar el balón al 1-1 y sin resistencia.

De la mano del rosarino, que estuvo presente en cada ocasión de gol de los franceses, el PSG fue por más. Casi lo logra a los 19, cuando el arquero De Gea le ganó un mano a mano a Juan Bernat, o un minuto después con Di María, quien probó desde lejos. Y cuando parecía que el PSG no sufriría y se encaminaba al segundo gol en cualquier momento, el fútbol -siempre territorio de lo impesado- le dio otra sorpresa.

A los 30 Rashford probó a Buffon desde lejos y falló el experimentado arquero italiano, héroe de todos los tiempos del calcio. Dio un rebote muy largo en una pelota accesible y apareció de nuevo Lukaku para el 2-1 para los de Manchester. Increíble pero cierto: dos errores del PSG, dos goles del United. Dos remates del belga de sangre africana, dos goles.

El equipo más campeón del fútbol de Francia luce roto en la última escena. Bajo el cielo de París, hay chicas y chicos que lloran. Son -quizá- los mismos que caminaron las calles que conducen al estadio celebrando el título de Francia en el Mundial de Rusia o la llegada de Buffón a ese territorio que tanto necesita abrazar una Orejona, la Champions.

Mirá también

“Los partidos duran hasta que nada queda. Mucho más en un equipo como el nuestro, el United, acostumbrado a ganar en cualquier momento”, dijo Solskjaer, el entrenador. Cuando vuelva a Old Trafford sabrá que su imagen no queda tan lejos de la estaua de George Best.

Mirá también

Noticias Relacionadas