Impuestos: dólar,   devaluación e inflación, un cóctel explosivoEconomía 

Impuestos: dólar, devaluación e inflación, un cóctel explosivo

Dada la incertidumbre de precios que hay en Argentina, si una empresa tiene que facturar por la venta que hizo de un bien o por haber prestado un servicio cobrando a futuro se encuentra en problemas. La duda surge porque en el momento de confeccionar la factura no se conoce si al cobrar podrá reponerse el costo del bien.

Tampoco se sabe cuánto será la inflación que disminuirá el valor efectivo que se cobra; o más aún, si en el medio se produce una devaluación del tipo de cambio que desacomoda completamente las cosas. Por la ley de convertibilidad (23.928), que todavía sigue vigente, no se permiten indexar los contratos que afectan a todos, empresas y particulares; por ese motivo, no se pueden incorporar cláusulas de ajuste en la factura para poder cubrirse de las fluctuaciones inflacionarias y cambiarias futuras.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Entonces, las posibles soluciones son dos: 1) Confeccionar la factura en dólares, la AFIP lo permite, para luego cobrarla en esa misma moneda o en pesos al tipo de cambio del momento del efectivo pago.

2) Hacer una estimación de la inflación futura o del valor que tendrá el dólar, para incluir esta “expectativa” implícitamente en el precio del bien o del servicio. Los que siguen por este segundo camino, que no son pocos, contribuyen a que se genere más inflación, únicamente porque no existen reglas claras en su determinación.

En otras palabras esto genera inflación, más allá de las cuestiones que tienen que ver con la circulación del dinero. En las décadas pasadas, en las que hubo inflación, existía un mecanismo único de actualización que se usaba para todas las variables de la economía, que era el índice de precios mayorista – nivel general -, que publicaba el INDEC.

Este era un indicador promedio confiable de la variación de los precios de todas las actividades económicas. Pero en marzo de 1991, se suspendió la actualización de los contratos, tarifas, impuestos, balances, etc. Y al ser uno solo, era usado por todos y de esta manera la actualización era uniforme y no quedaba librada a estimaciones sectoriales.

Consecuencias inflacionarias en los impuestos

En el Impuesto al Valor Agregado y en Ingresos Brutos, si la factura en dólares se abona en pesos en una fecha posterior, y tomando la cotización de la moneda del momento del pago, la diferencia de cambio genera una nueva obligación fiscal a favor del fisco. En el caso del IVA, según dictámenes de la AFIP, debería emitirse una nota de débito por la diferencia total que se produjo por el pago; o sea, incluyéndose el propio impuesto de la factura original.

En orden al cálculo del gravamen, corresponde incluir en la base de imposición el IVA recaído en la operación principal. En Ingresos Brutos algunos fallos recientes no exigen la diferencia del tributo, a pesar de que los organismos provinciales lo siguen reclamando.

En los impuestos patrimoniales (Bienes Personales y Ganancia Mínima Presunta) la tenencia de dólares y los bienes expresados en esa moneda, al 31 de diciembre o al cierre de ejercicio, deben expresarse al valor de cotización, tipo comprador, que poseían a esa fecha en el mercado oficial.

En Ganancias, los resultados por las compras y ventas y los que se producen por la tenencia de moneda extranjera de las personas físicas, realizadas en el mercado oficial, se encuentran exentas, estos resultados no fueron incluidos en el alcance de la renta financiera de la última reforma tributaria.

En cambio, todos esos resultados que son obtenidos por las empresas integran la base de cálculo de Ganancias. Los contribuyentes pueden facturar en moneda extranjera. Anteriormente, a pesar que no había una norma que lo prohibiera, en el momento en que se solicitaba la autorización para emitir una factura electrónica, la AFIP no emitía el Código de Autorización (CAE). El motivo: la escasez de reservas que había en el Banco Central. Facturar en dólares es una manera de cubrirse ya que la ley de convertibilidad no permite las cláusulas de actualización en los contratos.

Asimismo, en el momento de pagar, hay que considerar que continúa vigente la Ley Antievasión (25.345), por la que en los pagos mayores a mil pesos (o su equivalente en moneda extranjera), no se permite entregar dinero en efectivo, ya que de esa forma se invalida impositivamente el pago desconociendo el crédito fiscal del IVA y la deducción del gasto en el Impuesto a las Ganancias. La única manera habilitada para pagar es hacerlo con cheques, a través de transferencias bancarias, por medio de tarjetas corporativas o depositando el efectivo en la cuenta bancaria del proveedor, mecanismos que autoriza esa ley.

Por último, es importante recordar, que cualquier operación que se realice utilizando moneda extranjera adquiriendo un bien o contratando un servicio debe tener la debida justificación fiscal, con el respaldo en las declaraciones juradas impositivas. Por ejemplo, previamente a la compra de un inmueble en dólares debe figurar la moneda extranjera en las declaraciones juradas presentadas en la AFIP. Además, todos los movimientos de billetes que se registren en las declaraciones impositivas deben respaldarse con las liquidaciones por las operaciones realizadas en el mercado oficial de cambios.

Qué dice el nuevo Código

A partir del nuevo Código Civil y Comercial Unificado, se produjo una modificación trascendente para los contratos que se celebran en dólares.

El artículo 765 del nuevo texto indica que si en el momento de constituirse la obligación se estipula entregar moneda extranjera, la obligación debe considerarse como de dar cantidades de cosas, y no como sucedía anteriormente que significaba entregar sumas de dinero. Sin embargo, en contraposición el artículo siguiente (766) establece que el deudor debe entregar la cantidad correspondiente de la especie designada, contradiciendo lo expresado en el artículo anterior generándose de esta forma posibles controversias judiciales.

Más allá del nuevo Código, en la actualidad ya no existe la imposibilidad práctica de facturar en dólares, porque la AFIP autoriza a hacerlo a través de la factura electrónica. Incluso la ley de Convertibilidad (23.928) y la Resolución 1415 de la AFIP lo habilitan expresamente.

El que recibe una factura en dólares tiene inconvenientes para poder abonarla, porque si posee los billetes que fueron adquiridos en el mercado oficial de cambios, no puede utilizarlos para pagar ya que, de esta manera, se estaría violando la ley antievasión (25.345), que obliga a bancarizar los pagos mayores a mil pesos o su equivalente en moneda extranjera. En resumen, un panorama complicado para poder realizar libremente cualquier actividad económica.

Noticias Relacionadas