El gol que abrió el camino para River llegó con una mano y reavivó los fantasmas de la LibertadoresDeportes 

El gol que abrió el camino para River llegó con una mano y reavivó los fantasmas de la Libertadores

Sucedió a los 13 minutos del segundo tiempo, cuando River se encontró con el primer gol y abrió el camino a la goleada. Hubo mano de Julián Álvarez, el pibe que había reemplazado instantes antes a Juan Fernando Quintero. Una jugada de VAR, milimétrica, es cierto. Acomodó la pelota ante Fabricio Bustos y con una media vuelta derrotó a Martín Campaña.

Patricio Loustau convalidó el gol, a pesar de que la recomendación es estricta: no puede haber un tanto que derive de una mano. Era difícil de apreciar, claro. Hubo que verla varias veces con la lupa de la TV. Ni el árbitro ni el asistente Maximiliano Del Yeso advirtieron la acción.

Mediavuelta. Julián Alvarez ya giró y sacó el remate entre Nicolás Domingo y Fabricio Bustos. El pibe la bajó con el brazo y marcó el 1 a 0. (Foto Jorge Sánchez)

Todos recordaron aquel partido de los octavos de final de la Copa Libertadores, cuando Javier Pinola le cometió un claro penal a Martín Benítez. Entonces, el brasileño Anderson Daronco no sólo no cobró la infracción del zaguero millonario; tampoco recurrió al VAR.

Después, Loustau cobró penal de Martín Campaña sobre Matías Suárez. El arquero uruguayo tocó al delantero cordobés a la altura de la cadera. Acertó el árbitro como también lo había hecho en el final del primer tiempo con los mismos protagonistas, cuando Campaña llegó antes a la pelota y Suárez cayó. No hubo penal, a pesar del reclamo de River y de la bronca de Marcelo Gallardo, que arrojó una botella contra piso, furibundo.

Hubo otra acción de la que se quejó River: un agarrón de Juan Sánchez Miño sobre Ignacio Scocco. Las repeticiones mostraron que el defensor apenas apoyó los brazos sobre el delantero, quien se dejó caer. Ahí no hubo nada que reprocharle a Loustau.

Noticias Relacionadas