Encuentros con inversores para darles calma y espantar fantasmasEconomía 

Encuentros con inversores para darles calma y espantar fantasmas

El equipo económico está embarcado en una tarea comunicacional por cierto difícil. Mientras en el frente interno busca convencer a la sociedad de que la actividad ya está saliendo de la recesión y, en resumen, que “lo peor ya pasó”, en el frente externo decidió intensificar las conversaciones “cara a cara” con un público específico: los más altos ejecutivos de fondos y bancos de inversión extranjeros que tienen en su poder bonos argentinos, en pesos y en dólares, por varios cientos de millones de dólares.

Las reuniones tienen un objetivo bien concreto: el Gobierno necesita alcanzar el mayor porcentaje de rollover posible. Es decir, que quien tenga vencimientos a cobrar (cupones de intereses o amortización de capital) de la deuda argentina reinvierta el dinero en deuda argentina. Esto es válido para las letras en dólares como para los papeles en pesos. Se viene un test importante: qué harán los inversores en Letes cuando el Gobierno quiera emitir deuda de corto plazo pero que venza después de las elecciones.

Los embajadores de esta diplomacia financiera son dos: el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, y el vicepresidente del Banco Central, Gustavo Cañonero. En los encuentros Bausili explica el programa financiero de este y el próximo año y las necesidades adicionales al dinero aportado por el FMI. Cañonero tiene a su cargo detallar las características del programa monetario y puntualmente el impacto que tendrá en la inflación, sobre todo a partir de mayo.

Mirá también

Entre ambos explican el efecto sobre el mercado cambiario de la venta de divisas por parte del Tesoro, a razón de 60 millones de dólares, desde mediados de abril.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Es obvio que el tema cambiario importa a los fondos de inversión. Puntualmente a quienes tienen posiciones importantes en deuda en pesos (Lecap y otros bonos) porque la rentabilidad de ese negocio depende de que el precio del dólar crezca a una tasa menor que la tasa que rinden aquellos papeles. En otras palabras. carry trade.

Naturalmente, los funcionarios buscan transmitir y sobre todo, contagiar confianza en que el sendero trazado por el Gobierno se cumplirá y, sobre todo, que los votos de la ciudadanía le darán un segundo mandato presidencial a Macri.

Precisamente, la semana anterior , ambos funcionarios emprendieron una gira -corta en días, intensa en cantidad de reuniones- por Estados Unidos. En la agenda figuraron reuniones con gente de Black Rock, Templeton, Goldman, Morgan Stanley, TCW, Pimco y varios más.

El Gobierno los describe como fondos de “real money”, que en la jerga de las finanzas se puede leer como inversores que compran bonos para mantener las tenencias por plazos largos.

Al regreso, la agenda de contactos siguió en Buenos Aires, con representantes de fondos extranjeros que vinieron a Buenos Aires en busca de impresiones de primera mano tanto de funcionarios como de referentes de la oposición y consultores independientes.

Una demanda concreta de los visitantes extranjeros es hablar con funcionarios de alto nivel del Gobierno. Los llevaron al despacho del Jefe de Gabinete, Marcos Peña. Desde Hacienda se armó durante la semana pasada una serie de reuniones para que los visitantes pudieran escuchar el panorama sobre todo electoral que les ofrecía el estratega de campaña del presidente Mauricio Macri.

Es obvio: según le contaron a este diario, Peña buscó darles la tranquilidad de que los números que manejan en la Casa Rosada son todavía favorables a la re elección de Macri.

En el análisis que se llevaron los inversores es que la polarización con Cristina Kirchner aún es determinante y que no habrá espacio suficiente para el crecimiento de un tercer candidato que quiera romper con esa polarización.

 Se sabe que en estos encuentros los visitantes vienen más a preguntar y a escuchar que a opinar. Sus opiniones se conocerán cuando se les ofrezca comprar más bonos argentinos.w

Noticias Relacionadas