El lado B de la migración masiva de venezolanos: el béisbol argentino resurge y no para de crecerDeportes 

El lado B de la migración masiva de venezolanos: el béisbol argentino resurge y no para de crecer

En Venezuela, el béisbol es el deporte número uno. Los niños lo juegan en las calles y en las plazas: una rama de un árbol y una pelota hecha con cinta adhesiva son suficientes para formar a los mejores peloteros del mundo. La crisis económica en el país que baña sus costas en el mar Caribe forzó un masivo movimiento migratorio de venezolanos en los últimos años. Según pudo averiguar Clarín a través de la Dirección Nacional de Migraciones -dependiente del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda a cargo de Rogelio Frigerio- “el saldo migratorio ha ido creciendo muy fuertemente en Argentina. En 2016 fue de 18.936 y casi se duplicó en 2017 con una cifra de 37.113, en tanto que de enero a agosto de 2018 se elevó a 54.122”.

El arribo masivo de venezolanos a la Argentina empezó a notarse fuerte en la calle por la tonada y por las costumbres: en cualquier kiosco de la Ciudad de Buenos Aires -atendido por un venezolano o un colombiano- se puede conseguir harina para hacer arepas. Los venezolanos -como los italianos y españoles en su momento- llegaron para trabajar, pero también para hacer un cambio cultural. Y el béisbol es un buen espejo.

Mirá también

El béisbol es un deporte con historia en Argentina, aunque haya una convención más o menos colectiva -no explícita- que lo ubica como uno más de los productos que penetraron en la cultura de nuestro país por el colonialismo de Estados Unidos. Pero ambas premisas parecen equivocadas. En principio, porque se juega béisbol en estas tierras desde hace décadas: la selección argentina, Los Gauchos, obtuvo su primer Campeonato Sudamericano en 1959; y en segundo lugar, aunque los estadounidenses han hecho del béisbol una de las actividades más rentables a través de la fórmula deporte-espectáculo-entretenimiento, es una disciplina que se practica con mucha intensidad desde América Central y el Caribe, hasta Japón.

Mirá también

Martín Mondino es el presidente de la Liga Metropolitana de Béisbol y de la Federación Argentina. Empezó a jugar a los siete años, formó parte de la selección argentina, jugó en Italia y desde 2016 es dirigente, primero en el Club DAOM -uno de los que mayor tradición tienen en el béisbol- y después en la Liga Metropolitana. “Para nosotros fue muy favorable la migración venezolana porque no solamente juegan chicos venezolanos en Argentina sino que se formaron equipos venezolanos. En Comunicaciones, un club tradicional de béisbol, hay un equipo que está conformado totalmente por venezolanos”, advierte ante la consulta de Clarín.

“En Ferro, están llegando a hacer la prueba, en promedio, tres o cuatro venezolanos por semana. Algunos se bajan del avión y ya vienen. Algunos cuando consiguen su primer trabajo, vuelven. Y si son muy buenos les tratamos de conseguir una beca”, explica Pablo Zapata, entrenador de la primera de Ferro, uno de los grandes animadores de la Liga Metropolitana. Y agrega: “Con los niños pasa lo mismo, vienen muchos padres venezolanos a traer a los hijos. En el último mes entraron cinco chiquitos de entre 4 y 10 años. Tuvimos uno de 4 años y era el mejor de todos. Ellos nacen con eso y hacen la diferencia porque conocen el juego”.

Pablo Zapata, entrenador de Ferro, uno de los animadores de la Liga Metropolitana.

“Este año los venezolanos están al tope del ranking de nacionalidades con más de 25.000 residencias en el primer semestre. En 2016 estaban en el 5° puesto, en 2017 pasaron al 3°”, según el informe de la DNM, que amplía: “Los migrantes venezolanos son en su mayoría población económicamente activa, profesionales, técnicos o personas con estudios universitarios o estudiantes que, en general, se integran al mercado laboral formal”.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Mondino se entusiasma: “Son familias que vinieron a vivir acá y esos chicos en algún momento formarán parte de la selección argentina”. Y se apoya en la historia: “El béisbol arrancó en el año 53 y también por migrantes americanos de las grandes fábricas. Había clubes importantes como Boca, River e Independiente que tenían béisbol. Los Panamericanos del 95 fueron muy importantes porque Argentina les ganó a Estados Unidos y a Puerto Rico, y terminó quinto. Algo histórico. Eran todos argentinos y jóvenes. Ahora los venezolanos hicieron que el nivel mejorara, pero acá hay jugadores de calidad desde hace muchos años”.

En la Liga Metropolitana hay 880 jugadores, de los cuales 182 son venezolanos y son la primera minoría de extranjeros. Después, hay 48 dominicanos, 16 cubanos, 10 estadounidenses, 8 japoneses y 5 colombianos. “En la categoría de Mayores hay tres niveles: Top 6, A2 y A3. Si presentás un equipo nuevo empezás en A3, si ascendés a A2, después no podés ascender a menos que tengas divisiones menores. En el equipo de Ferro de Top 6 tenemos cuatro jugadores venezolanos y en total en el club debemos tener unos 15. Y siguen llegando”, cuenta Zapata. “A nosotros nos sirve porque nos da volumen de jugadores”, añade.

Mondino no sólo trabaja para la Liga Metropolitana, sino que pone su esfuerzo para que el béisbol argentino no detenga su crecimiento y colabora con la Liga Argentina de Béisbol, una liga profesional que está disputando su segunda temporada. El comisionado de la Liga es Wilmer Castellano, un periodista venezolano que vive en Argentina y llegó al país para combinar sus pasiones: “En Venezuela soy periodista deportivo, hace un par de años supe a través de las redes sociales que se estaba fundando la Liga Argentina, me puse en contacto con ellos y cuando llegué a Buenos Aires me puse a trabajar en la parte de prensa. Acá lo que necesita el béisbol es difusión”, opina en diálogo con Clarín.

“La Liga Argentina está fundada en un 98 por ciento por argentinos, terminó de explotar por una coincidencia. No tuvo nada que ver la ola migratoria con la fundación de la Liga, pero ayudó a impulsarla”, aclara Castellano que hace hincapié en la rica historia del béisbol argentino. Y explica cuál es la estructura: “Está fundada por cinco clubes que son dueños de seis franquicias. El Dolphins de Córdoba es dueño de Pumas y Falcons. También de Córdoba, Cóndores que es dueño de Aguilas. En Salta como no tienen equipo de fútbol en Primera, el béisbol es el segundo deporte. Hay muchas canchas. El club Popeye tiene a Infernales. El club Cachorros tiene a Águilas y Atléticos tiene a Pampas”.

En la LAB, las franquicias pueden contratar jugadores profesionales extranjeros que vienen a jugar al país cuando las ligas más importantes entran en receso. “Hay 35 extranjeros y 20 son venezolanos. Hay un italiano, un estadounidense, dominicanos y nicaragüenses. Iba a llegar un palestino, pero al final no llegó. El universo de jugadores de béisbol de la Liga es de 150 jugadores, y solo 35 son extranjeros”, aclara Castellano.

Uno de los extranjeros de la Liga es Yoimer Camacho, un pitcher venezolano que defiende la camiseta de Leones de Caracas, uno de los equipos más importantes de su país. Pero a mitad de este año se instaló en Salta para jugar para las Águilas y en un partido pactado a siete entradas logró el primer no hit-no runs de la historia de la Liga. Es decir, eliminó a 13 bateadores sin que ninguno lograra impactar la pelota con su bate (a diferencia de un juego perfecto, en el que ningún bateador logra llegar a primera base, como en la película “For love of the game” protagonizada por Kevin Costner). “Me encanta Salta, el clima sobre todo. Hay un día de calor, un día de frío. No como en Venezuela, que todo el tiempo hace calor”, admite Camacho ante el llamado de Clarín.

Yoimer Camacho, el venezolano que logró el primer no-hit en la Liga Argentina.

“Nunca me imaginé que había béisbol en Argentina y me pareció una sorpresa. Quise experimentar, conocer. Una aventura. Quedé muy sorprendido por cómo juegan los argentinos al béisbol”, analiza el pelotero de 28 años nacido en Santa Teresa del Tuy y que pasó por la liga italiana y por las ligas menores de Estados Unidos. “No fue tanto la crisis, la situación de Venezuela, lo que me hizo venir a Argentina. Mi deseo es jugar béisbol. Quedé sorprendido porque el año pasado tenían a Ely Izturriaga que quedó MVP de la Liga y nunca me imaginé que podía ser el primero en lograr un no-hit. Fue muy complaciente”, añadió Camacho.

Castellano aclara: “Nadie puede decir que los venezolanos trajeron el béisbol. Yo no soy un evangelizador del béisbol. Argentina tiene una historia riquísima”. Y como miles de compatriotas está agradecido con el país que le dio asilo: “Mi mujer y mi nena están recopadas con el país. Hacen cosas que no hacían en Venezuela como andar por la calle caminando y tomar un transporte público”. Por su parte, Zapata regala una reflexión a modo de cierre: “Jugué desde los 10 hasta los 35 años. Un partido dura tres horas, la gente no lo entiende. Es un deporte complicado para la cultura argentina. Pero se está trabajando mucho desde la Liga Metropolitana y con la llegada de los venezolanos, cubanos y dominicanos, se está haciendo más fácil”.

Qué es el béisbol

Es un deporte de equipos que se juega en un extenso campo con forma de diamante. Se disputan nueve entradas o innings en los que el equipo que defiende planta nueve jugadores y el que ataca pone a un bateador en home. Para anotar, el bateador debe impactar la pelota con el bate y tomar las tres bases hasta retornar al punto de salida. En cada inning, el equipo que defiende debe dejar out a tres rivales para que los equipos inviertan los roles.

Es considerado uno de los deportes más populares en Australia, Canadá, Corea del Sur, Cuba, Estados Unidos, Italia, Japón, México, Nicaragua, Países Bajos, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana, Sudáfrica, Taiwán y Venezuela, entre otros.

En nuestro país, el béisbol está regido por la Federación Argentina, fundada en 1954. La selección argentina, conocida como Los Gauchos logró ganar el Campeonato Sudamericano de Béisbol en las ediciones 1959, 2004, 2011, 2012, 2013, 2016 y 2018. En Ezeiza, muy cerca del predio de la AFA, está el Estadio Nacional de Béisbol con capacidad para 5.000 personas.

Noticias Relacionadas