Inquietante. Cómo se descubrió que Iker Casillas estaba sufriendo un infartoDeportes 

Inquietante. Cómo se descubrió que Iker Casillas estaba sufriendo un infarto


Casillas debió ser internado durante la práctica Fuente: AFP
1 de mayo de 2019  • 13:05

El impacto fue inmediato. La noticia recorrió el mundo y todos se preguntaron cómo fue que

Iker Casillas

sufrió un infarto en plena práctica de

Porto

. Y lo concreto es que el arquero español se sintió indispuesto en el entrenamiento, sintió algo extraño y acudió a los médicos del club. Tras ser observado por ellos, tal y como establece el protocolo del conjunto portugués, fue derivado al hospital. El propio Iker fue al hospital encontrándose bien y fue allí, al llegar al centro médico, cuando los doctores vieron que estaba sufriendo un proceso de infarto con obstrucción de la arteria coronaria derecha. En ese momento saltaron las alarmas y enseguida se le practicó un cateterismo para revertir la situación.

El arquero se encuentra en la unidad de cuidados intensivos, siendo observado, pero fuera de peligro, según consignó el diario Marca.

Iker Casillas, “bien y estable” tras sufrir un infarto – Fuente: AFP

01:18

Video

Ante éste escenario, Porto emitió un comunicado en su página web en el que explicó el estado de salud de Casillas, que todavía está hospitalizado tras haber sufrido un infarto de miocardio: “Iker Casillas sufrió un infarto agudo de miocardio durante el entrenamiento de la mañana de este miércoles, realizado en el Centro de Entrenamiento y Formación Deportiva PortoGaia, en el Olival. La sesión de trabajo fue rápidamente interrumpida para ser prestada asistencia al portero del FC Porto, que se encuentra actualmente en el Hospital CUF. Casillas está bien, estable y con el problema de corazón resuelto”, se lee en el comunicado.

El cateterismo cardíaco es un procedimiento complejo e invasivo que consiste en la introducción de unos catéteres que se llevan hasta el corazón para valorar la anatomía del mismo y de las arterias coronarias, así como para ver la función del corazón (cuánta sangre bombea), medir presiones de las cavidades cardíacas e, incluso, saber si hay alguna válvula alterada. Además, permite ver si existen defectos congénitos (de nacimiento), como comunicaciones (orificios) en el tabique auricular o ventricular, medir concentraciones de oxígeno en diferentes partes del corazón y obtener muestras de tejido cardíaco (biopsia) para el diagnóstico de ciertas enfermedades.

La coronariografía es una técnica que completa al cateterismo cardíaco y se realiza en el mismo procedimiento que este. Tras la inyección del contraste en el sistema circulatorio, se consiguen ver, mediante rayos X, las arterias coronarias. Igual que en el cateterismo, todas las imágenes se graban para su posterior estudio. Con esta técnica el especialista pone de manifiesto si existen obstrucciones o estrecheces en las arterias coronarias, su localización exacta, el número de arterias afectadas o la severidad de las lesiones (estrechamientos). Es una prueba imprescindible en algunos casos, por ejemplo, cuando un paciente sufre un infarto. Es muy rentable desde el punto de vista médico por la información que aporta para tratar adecuadamente al enfermo: los resultados obtenidos son claves en la decisión sobre el tratamiento.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Noticias Relacionadas