Los deportistas argentinos, en la recta final hacia los Juegos PanamericanosDeportes 

Los deportistas argentinos, en la recta final hacia los Juegos Panamericanos

Milka Kraljev llegó primera y se fue última. Viajó al CeNARD desde Tigre, donde da clases en la Escuela Municipal de remo. Se le sumó Marisol Carratú, quien hizo en tiempo récord el recorrido Caballito-Núñez después del entrenamiento con la Selección de handball en Ferro. Jan Martínez, el receptor-punta del seleccionado de vóleibol, y el gimnasta Federico Molinari se les unieron y empezó a formarse una montaña de bolsos al costado de la pista de atletismo.

Paula Pareto tampoco quiso faltar, pese a que era su único día libre en el hospital. Armaron una ronda y se pusieron a charlar sobre expectativas, objetivos y entrenamientos. Entonces apareció Giselle Kañevsky, que acababa de terminar la práctica con las Leonas, y el taekwondista Lucas Guzmán, que también se entrenaba y recibió los saludos por sus 25 años recién cumplidos.

Clarín los reunió en esta producción especial y el encuentro sirve de anticipo para lo que vivirán, algunos por primera vez y otros por última, en los Juegos Panamericanos de Lima, que se inaugurarán este viernes, aunque la actividad comenzará dos días antes. 

Reunidos. Milka Kraljev (remo), Lucas Guzmán (taekwondo), Federico Molinari (gimnasia artística), Paula Pareto (judo), Marisol Carratú (handball), Giselle Kañevsky (hockey sobre césped) y Jan Martinez (vóleibol) en el CENARD. (Foto: Maxi Failla)

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

“Lo más lindo de los Juegos es compartirlos con otros deportistas, que además, en algunos casos, son amigos. Es vivir el día a día, la previa y el pos de las competencias con chicos que sólo ves en estos eventos. Uno también disfruta los otros torneos, pero los competidores son más o menos los mismos. En estas competencias, lo que cambia es el entorno”, explica Pareto, quien en Perú se despedirá de los Juegos Panamericanos.

Esta vez sí van a ser los últimos. Lo digo y lo reafirmo. Porque siempre digo que van a ser los últimos y sigo”, agrega quien ya se llevó “una medalla de cada color” en sus anteriores citas.

“Ahora el cuerpo ya pasa factura por tantos años de entrenamiento en el alto rendimiento y de estudiar al mismo tiempo, sin darle el descanso adecuado -agrega la médica-. Así que éste es el último esfuercito. Y también me motiva eso: saber que ya es lo último desde el punto de vista deportivo. Por eso estoy contenta de estar ahí y disfrutarlo”.

Para Molinari, también será especial. “Tengo mucha expectativa con Lima, porque serán mis últimos Panamericanos y eso me da más ganas de que sea una buena competencia”, dice el gimnasta de 35 años, que en Perú disputará sus quintos Juegos.

Cuenta que la preparación “fue muy dura”: tuvo que bajar dos kilos para sentirse liviano en las anillas. ¿Por qué? “Porque la fuerza ya no es la misma y hoy bajar eso para mí, que no tengo grasa, es un montón”, explica.

“Como no pude subir masa muscular, tuve que hacer un trabajo de mucha dieta para estar liviano y fuerte. Esos esfuerzos no se pueden sostener durante mucho tiempo, porque la cabeza no lo aguanta. Pero son cosas que uno pone en la balanza y esperemos que puedan dar resultados”, sostiene Molinari, quien le apunta a llegar a una final y a alcanzar alguna medalla en anillas, donde “el nivel es muy parejo”.

El peso es muy importante también en deportes como el remo: Milka no puede pasarse de los 59 kilos para competir en el single peso ligero. “Como son mis últimos Panamericanos, porque ya estoy grande o ‘experimentada’, como dicen, estaba decidida no sólo a estar sino a ver mi techo. Entonces empecé a entrenarme enfocada en mí, no tanto en el resto ni en los botes de conjunto”, relata con una amplia sonrisa la madre de Mateo.

“Me enfoqué mucho en el single, me empezó a ir bien y me entusiasmó. Me sorprendió cuando me dijeron que iba a la gira europea, porque generalmente no viajan ni los botes no olímpicos ni las mujeres”, confiesa. Y vaya si le fue bien: fue décima en la Copa del Mundo de Poznan y séptima en la de Rotterdam.

“El resultado que obtuve eleva mi motivación. Y es motivador también para el equipo, porque las chicas se dan cuenta de que no soy un extraterrestre. Juntas estamos entrenándonos para volver a ganar la medalla de oro”, afirma la remera de 36 años, que la semana pasada se enteró que correrá por primera vez en tres botes diferentes. “Igualmente, la prioridad será el single, porque el cuádruple par se corre 50 minutos después de esa final”, aclara.

El sueño también es grande para Guzmán, medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Singapur 2010, en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y en el Mundial de Manchester de este año, donde logró la quinta presea mundialista en la historia del taekwondo argentino.

Haber tenido un buen resultado hace que los otros me vean como un favorito y quieran vencerme. Pero eso no me limita. Estoy preparado para lo que se viene. Hay que trabajar y estar concentrado y enfocado al 100 por ciento en los 6 minutos de cada combate. Haber logrado la medalla de bronce en el Mundial también me sumó mucha confianza. Y en Lima quiero lograr lo más alto del podio”, se entusiasma.

El bonaerense acaba de pasar tres semanas en México preparándose con el equipo local y con el de República Checa, lo que además de darle confianza le permitirá llegar a los Juegos “con mucho roce internacional”.

Su filosofía de vida, igualmente, va por otro lado: “Siempre pienso que es mi última oportunidad. No sabemos si existe un mañana, así que trato de vivir el día a día. Lo pienso desde chico. Tenés que aprovechar el momento al 100 por ciento, porque el tiempo no vuelve. Creo que así logré los resultados”.

Marisol Carratú también comparte con sus compañeras de La Garra un lema: “Nos pusimos como un hashtag ‘Vamos por la gloria’, porque nuestro gran problema era que no creíamos que podíamos. Y hoy, con el cambio de cuerpo técnico, logramos creer que podemos. Antes mirábamos a todos desde abajo y hoy lo hacemos de igual a igual”.

¿Cómo no van a soñar con el oro la arquera y sus compañeras del seleccionado si el premio es la clasificación a Tokio 2020? “La plaza a los Juegos Olímpicos no es imposible. Con el trabajo que estamos realizando, vamos a estar más cerca de poder cumplir este sueño”, explica. 

A diferencia de lo que ocurre en otros deportes, donde las mujeres luchan por la igualdad, para Carratú, La Garra tiene “el mismo auge que los Gladiadores”, el seleccionado masculino. “Tener buenos resultados influye en cualquier deporte, más allá de ser equipos femeninos o masculinos”, observa.

En cambio, Kraljev señala que en el remo les falta apoyo a las mujeres, pese a que muchas chicas se acercaron a la actividad por los buenos resultados de Sol Ordas en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires 2018. 

“Soy entrenadora en una escuela municipal y cada vez tenemos más chicas. Y que haya más chicas hace que vengan más varones, sobre todo en la adolescencia. Esa es una forma de hacer crecer la actividad. Porque el deporte une, genera lazos y amistades. Pero si las hacés entrenarse todos los días y cuando llegan a la Selección no las mandás a las giras ni les das competencias y les decís que no tienen nivel, ¿cómo van a tenerlo si nunca están en el agua? No es que el remo femenino no tiene nivel”, analiza.

Y critica: “Yo remo desde 2002, en 2004 entré en la Selección y fui a los Juegos Olímpicos de Atenas. Sin embargo, Mundiales hubo todos los años. ¿A cuántos fui? A uno solo, en 2015”.

En el hockey sobre césped, el proceso se dio de forma inversa: la medalla de las Leonas en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 generó un boom de la actividad y relegó a los hombres que lo practicaban. Sin embargo, el seleccionado femenino tiene una deuda: en los últimos dos Panamericanos no pudo quedarse con el oro, la única medalla que da un pasaje a Tokio 2020. 

Hay que darlo vuelta. Aunque el resultado, en cierto punto, no lo podemos controlar, sí podemos dejar todo. Y eso lo estamos haciendo de la mejor forma, con muy buena onda, cuidándonos a full y estando en equipo. Y en eso estamos contentas”, cuenta Kañevsky, quien regresó al seleccionado después de ocho años y un retiro que no pudo mantener en el tiempo después de ser madre de Gael y de Juan. 

“No me costó tomar la decisión. Siempre extrañé, la verdad. Me fui joven y con mucho por jugar. Gracias a Dios me pude animar a volver para terminar mi ciclo de la mejor forma”, señala.

Jan Martínez es el único de los siete deportistas reunidos por Clarín que experimentará unos Juegos Panamericanos por primera vez. Escucha con atención a sus pares e intenta absorber conocimientos.

“Más allá del deporte en sí, lo más lindo de todo es compartir momentos con tu Selección y con las demás. Esas cosas no se pagan y está muy bueno. Si bien voy a estar pensando más en nuestro objetivo, que es ir por el campeonato, si tenemos algún tiempito libre voy a aprovechar para ir a ver lo que esté libre”, se entusiasma.

Y su entusiasmo contagia a todos en el CeNARD, donde después de las fotos hay promesa de reencontrarse en Lima. En los Juegos Panamericanos. En su salsa…

Producción y edición: Hernán Sartori



¿Quién es quién?

Paula Pareto irá a Lima a disputar sus últimos Juegos Panamericanos y al día siguiente viajará a Tokio para el Mundial.
Foto: Maxi Failla

Paula Pareto

La judoca de 33 años es la máxima referente del deporte argentino. Fue campeona olímpica en Río de Janeiro 2016 y bronce en Beijing 2008, y campeona mundial en 2015, subcampeona en 2014 y bronce en 2018. Irá a sus cuartos Juegos Panamericanos, tras el bronce en Río 2007, oro en Guadalajara 2011 y plata en Toronto 2015.

Una dura preparación. “Hoy bajar dos kilos para mí, que no tengo grasa, es un montón”, contó Molinari.
Foto: Maxi Failla

Federico Molinari

Como especialista en anillas, el mayor logro del gimnasta santafesino de 35 años fue ser finalista olímpico en Londres 2012. En Lima competirá en sus quintos Juegos Panamericanos, cita en la que su mejor puesto fue el quinto en Toronto 2015. Un ejercicio creado por él lleva su nombre en el código de puntuación.

Después de ocho años de ausencia, Giselle Kañevsky volverá a competir en un torneo oficial con las Leonas.
Foto: Maxi Failla

Giselle Kañevsky

Después de ocho años de ausencia, la Leona de 33 volverá a competir en un torneo oficial con el seleccionado de hockey sobre césped. Fue bronce olímpico en Beijing 2008 y campeona mundial en Rosario 2010. Se colgó el oro en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007 y Lima 2019 serán sus segundos Juegos.

Milka Kraljev fue la única mujer en la gira del seleccionado de remo en Europa. Es mamá de Mateo.
Foto: Maxi Failla

Milka Kraljev

La remera de 36 años viene de ser séptima en el single peso ligero de la Copa del Mundo de Rotterdam y décima en Poznan. Fue representante olímpica en Atenas 2004 y en Londres 2012. En el cuádruple par, se colgó la medalla de oro en los Panamericanos de Guadalajara 2011 y la de bronce en Toronto 2015. Lima 2019 serán sus terceros Juegos.

Marisol Carratú, la arquera y la jugadora más “grande” de La Garra, con sólo 33 años.
Foto: Maxi Failla

Marisol Carratú

La arquera del seleccionado de handball tiene 33 años, se formó en Ferro y juega en Europa desde hace cuatro años. Disputará sus segundos Juegos Panamericanos, luego de ser parte del equipo que obtuvo la medalla de plata en Toronto 2015. Con “La Garra”, se dio el gusto de ser parte del debut olímpico de Argentina en Río de Janeiro 2016.

Ideas claras. “A veces se gana y otras se pierde”, remarca Lucas Guzmán, que competirá en Lima en sus segundos Panamericanos. Foto: Maxi Failla

Lucas Guzmán

El taekwondista de flamantes 25 años logró hace dos meses el impacto más fuerte de su carrera: se colgó la medalla de bronce en el Mundial de Manchester, lo que representa la quinta presea mundialista para Argentina. El bonaerense nacido en Merlo había sido bronce en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Singapur 2010 y en Toronto 2015. Estos serán sus segundos Panamericanos.

Jan Martinez estuvo con la Selección de vóleibol en la Liga de las Naciones y es un refuerzo de lujo del equipo que irá a Lima.
Foto: Maxi Failla

Jan Martínez

Con 21 años, el hijo de Esteban, quien fue medallista de bronce en Seúl 1988 y tercero en el Mundial de 1982, ya consiguió grandes logros en el vóleibol internacional: fue parte de la Selección que logró el histórico título mundial Sub 23 en 2017 y había sido el mejor atacante en el Mundial Sub 19, en 2015. Será su debut en Juegos Panamericanos.

Noticias Relacionadas