Cómo es la tecnología de punta que devolverá la seguridad a los cruceros post pandemia

Fran Golden

Extra Social Distancing Rules Introduced In Australia As Government Moves To Restrict Coronavirus Spread Foto: Photographer: James D. Morgan/Getty Images AsiaPac

La primera fase de reapertura de la industria de los cruceros se centra en la navegación regional pequeña, más por los ríos que por los océanos. Pero, ¿qué pasa con las grandes compañías y sus barcos gigantes?

Cuando estos gigantes zarpen de nuevo, con hasta 8.880 pasajeros y tripulación a bordo, estarán a la vanguardia de la tecnología pospandémica. Así tendrá que ser.

“El crucero siempre ha sido un negocio de ‘alto contacto’ en casi todos los aspectos”, dice Chekitan Dev, profesor de marketing en la Facultad de Administración de Hoteles de la Universidad de Cornell. Te codeas con la gente en los bares. Compartes el bufet, te unes a multitudes para actividades y espectáculos, pasas equipos de ejercicios y fichas de póker, y descubres nuevos lugares en excursiones en tierra con otras personas. El crucero es la antítesis del distanciamiento social; se trata de la experiencia de viaje en grupo. ”Un modelo ‘menos táctil’ obligará a las compañías de cruceros a reconsiderar casi todo lo que hacen”, dice.

Además de Norwegian, que esta semana anunció algunos planes de reapertura preliminares –por ejemplo, la instalación de filtros de aire de grado médico (H13 HEPA) en toda la flota que, según la línea de cruceros, eliminará el 99,95% de los patógenos en el aire–, ninguna de las principales compañías ha publicado detalles sobre planes de salud pospandémica y seguridad. En Estados Unidos, las líneas de cruceros esperan nuevas regulaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades; una orden de no navegación de los CDC permanece vigente hasta al menos el 24 de julio.

Mientras tanto, las líneas de cruceros externalizarán al menos parte de ese proceso de “replanteamiento” para la era posterior a la pandemia a diseñadores industriales que normalmente abordan desafíos tales como colocar toboganes en las cubiertas superiores. Sus propuestas, que están analizando los ejecutivos de cruceros con la ayuda de la tecnología de realidad virtual, van desde dispositivos inteligentes y portátiles para el control de multitudes, hasta ascensores que funcionen con comandos de voz e incluso robots miembros de la tripulación, entre otras innovaciones. Algunos ya están siendo trasladados a prototipos bajo estrictos acuerdos de confidencialidad.

“Ahora es el momento en que podemos ser creativos y locos”, dice Georg Piantino, arquitecto sénior de YSA Design de Noruega, una empresa líder de diseño de cruceros con clientes que incluyen Disney, Holland America Line, Norwegian Cruise Line y MSC Cruceros. Esto es lo que él y otros expertos de la industria piden para los cruceros del futuro cercano.

Tecnología inteligente en todas partes.

Algunos de los últimos cruceros ya tienen sistemas integrados sin contacto. Princess Cruises, por ejemplo, ofrece a los huéspedes un dispositivo portátil que desbloquea las puertas de la cabina y paga las bebidas, y la aplicación para Celebrity Cruises permite a los usuarios abrir puertas de forma remota. Esa tendencia solo se acelerará. Más allá de la obvia necesidad de dispensadores de jabón e inodoros sin contacto, juegos de trivia, menús, y recibos se entregarán sin las manos; los botones del elevador serán reemplazados por sensores activados por movimiento o por voz.

La tecnología inteligente, ya sea integrada en dispositivos portátiles o aplicaciones móviles, también puede ser la clave para el distanciamiento social. Especialmente en grandes barcos con miles de pasajeros, Piantino los imagina como los timbres de restaurantes rápidos e informales que alertan a los clientes cuando es su turno para usar la terraza de la piscina o el gimnasio. Lo mismo ocurre con el control de multitudes en el embarque o desembarque.

Los sistemas que pueden rastrear su ubicación también pueden indicar a los pasajeros qué ubicaciones de los barcos están a su máxima capacidad y cuáles están libres de multitudes. Piantino espera que los casinos también se vuelvan sin contacto, con máquinas tragamonedas que se puedan controlar desde su teléfono.El problema principal, dice, es asegurarse de que las personas tengan espacio para pasar el tiempo mientras esperan para usar las comodidades populares. “No se puede hacer que se paren [alrededor de la terraza de la piscina] y vean a otra persona bañarse”, explica. Su solución: dirigir a los pasajeros a actividades en áreas menos pobladas. Eso podría significar recorridos artísticos por pasillos de invitados o conferencias diurnas en la discoteca. Por extensión, las cabinas con balcones –sin la espera necesaria para tomar el sol– seguramente serán más apreciadas.

A prueba de gérmenes y listo para cuarentena.

El rediseño de cruceros para un mundo posterior a la pandemia puede requerir reformas profundas.

En algunas representaciones, las cabinas pueden encogerse para acomodar un vestíbulo en la entrada que sirva como área de espera para comidas y medicamentos en caso de que un huésped sea puesto en cuarentena. Crear alas de habitaciones que puedan sellarse completamente, si es necesario, es otra posibilidad. Los diseños interiores flexibles con muebles fáciles de reorganizar serán fundamentales para los diseñadores, dice Anne Mari Gullikstad, directora ejecutiva de YSA Design.

Dentro de las cabinas, los paneles ocultos detrás de las paredes podrían servir para conectar equipos médicos, permitiendo que cualquier cabina se convierta en una habitación de hospital en caso de un brote viral. Las telas antimicrobianas podrían repeler los gérmenes de superficies como camas, cortinas, sofás y sillas.

“Ahora estamos obligando a nuestros proveedores a crear materiales que se vean ricos, para preservar la sensación del crucero de lujo que teníamos antes de la pandemia”, explica Piantino. El desafío es encontrar opciones de tapicería que no se vean estériles.

Los proveedores también están lanzando líneas de cruceros con cámaras de resolución térmica con toma de temperatura montadas en paredes y tecnología de pulverización electrostática, que Norwegian ha dicho usará para limpiar y desinfectar cabinas y áreas públicas.

Pequeños cambios en la operación también pueden hacer una gran diferencia. El profesor Dev de Cornell, quien consulta con compañías de hoteles, cruceros y restaurantes, dice que los bufets pueden parecerse pronto a “Chipotles con esteroides”, donde los huéspedes señalen lo que quieren mientras los servidores llenan sus platos detrás de barreras de plexiglás. En los restaurantes sentados, los menús pueden subirse a aplicaciones móviles o, para mayor factor sorpresa, proyectarse directamente sobre la mesa. En salas de exhibición y teatros, Piantino visualiza divisores para separar grupos más pequeños; si los cantantes y bailarines actuarán mientras están socialmente distanciados en el escenario es otro asunto.

Dev agrega que una cierta cantidad de limpieza, tanto en cabinas como en áreas públicas, podría relegarse a aspiradoras robotizadas y máquinas desinfectantes, reduciendo aún más el contacto humano.

¿Quién pagará?

Los primeros huéspedes que regresen al mar, sin duda, servirán como conejillos de indias para los cambios generalizados que puedan ocurrir, dice Dev. ”Son tomadores de riesgos, por lo que son el perfil perfecto con el que probar algunas de estas ideas y resolverlas para su eventual implementación”.

Los pasajeros que regresen temprano también asumirán la mayoría de estos costos, dice Art Sbarsky, un exejecutivo de líneas de cruceros que trabajó para Norwegian Cruise Line, Celebrity Cruises y Crystal Cruises. “Contrasta con la idea de que habrá precios bajos cuando los barcos regresen” para obtener reservas, dice. “Tendrán que compensar [toda la nueva tecnología]”. Lo contrario puede ser cierto, en casos con modificaciones menos ambiciosas.Si bien Sbarsky está de acuerdo en que se producirán cambios masivos en todos los aspectos de la experiencia del crucero, dice que es imposible hacer un crucero completamente sin contacto. Hay un aspecto emocional que considerar: nadie quiere vacacionar en un hospital flotante.

“La gente viaja en cruceros, sabiendo que van a socializar con otras personas”, agrega Sbarsky.


Noticias Relacionadas

Leave a Comment