La “presión” de los atletas olímpicos surtió efecto y podrán entrenarse

“Fuimos muy pacientes en esperar, porque entendemos la pandemia y la realidad global. Ahora llegó la hora de estudiar caso por caso. Necesitamos saber si se puede entrenar o no”. El pedido lo hizo Santiago Lange durante una charla con Clarín, apenas unas horas antes de que se conociera que el Gobierno anunciará este viernes la habilitación para que los atletas olímpicos puedan volver a entrenarse. El velista, campeón olímpico en la clase Nacra 17 en Río de Janeiro 2016 junto a Cecilia Carranza, fue uno de los muchos deportistas de alto rendimiento que en las últimas semanas levantaron su voz para que les permitieran regresar a trabajar. Y la “presión” surtió efecto.

En cuarentena desde el 20 de marzo, los atletas argentinos tuvieron que adaptarse en los últimos dos meses a una nueva realidad: cero competencias y entrenamientos limitados por las posibilidades que les brindaban sus propios hogares. El ENARD, el COA​ y las federaciones nacionales les facilitaron, en muchos casos, herramientas para que continuaran trabajando lo mejor que podían. Ellos lo hicieron y esperaron un tiempo prudencial, pero hace unas semanas, comenzaron a pedir públicamente que les dieran luz verde para retomar sus rutinas. 

“Los deportistas somos muy respetuosos y estamos alineados con quienes deben tomar las decisiones. Sólo mandamos el mensaje de que para los atletas olímpicos, el tiempo corre. A nosotros nadie nos va a ver entrenar. Y hablamos de deportes individuales. Delfina Pignatiello​​ podría tranquilamente entrenarse sola en una pileta en San Isidro, que está mantenida con cloro, y un remero podría hacerlo en el Tigre”, comentó Lange, que contó que no toca el agua desde el 8 de marzo y que cada día que pasa sin navegar, “la recuperación para volver a nuestro nivel se hace más larga, con posibles lesiones a futuro”.

“Saber que puedo no llegar preparada a los Juegos Olímpicos me frustra demasiado y hace que entre en consideración la posibilidad de ni siquiera prepararme para los Juegos y hasta dejar de nadar”, comentó Pignatiello, triple campeona panamericana en Lima 2019. Foto Maxi Failla

Pignatiello fue justamente otras de las voces que se escucharon en los últimos días. “Estoy hace 11 semanas sin poder entrenarme en una pileta. Es un récord mundial”, dijo con ironía la nadadora, ganadora de tres medallas de oro en los Juegos Panamericanos de Lima y ya clasificada para Tokio​, en una nota este jueves con TN. Y agregó: “Para un nadador perder una semana de entrenamiento equivale a dos o tres meses de recuperación”. 

La sanisidrinse incluso aseguró: “Saber que puedo no llegar preparada a los Juegos Olímpicos me frustra demasiado y hace que entre en consideración la posibilidad de ni siquiera prepararme para los Juegos y hasta dejar de nadar”.

Además enfatizó un dato que comenzó a generar preocupación en las últimas semanas: en muchos países del mundo, los atletas olímpicos ya pudieron volver a entrenar, lo que pone a los argentinos en desventaja.

Entre todos los deportistas que aprovecharon las redes sociales o los medios de comunicación para hacer público el pedido, Belén Casetta​ fue una adelantada.

La atleta marplatense, finalista en los 3.000 metros con obstáculos en el Mundial de Londres 2017, escribió en su cuenta de Instagram a principios de mayo: “Entrenar podemos entrenar todos en casa, mantenernos físicamente. Pero para preparar un Juego Olímpico, definitivamente no alcanza. Cada día que pasa es un día que pierdo para acercame a Tokio”.

Desde el remo, llegó, por ejemplo, el reclamo de Ariel Suárez. “Para cuándo una respuesta inteligente. El alto rendimiento necesita comenzar. Con protocolo correcto se tiene cero chance de contagio. Casi tres meses es una eternidad para un deportista”, publicó en Twitter el oriundo de San Fernando, olímpico en Londres 2012 y dueño de cuatro oros panamericanos.

Y desde el canotaje, el de Sabrina Ameghino, doble medallista en los últimos Juegos Panamericanos. “¡Con cuidados y precaución todo se puede! ¡Nosotros necesitamos el agua! No queremos complicar ni menospreciar la situación actual, pero en al agua es fácil cumplir el distanciamiento y afuera nos seguimos cuidando entre todos”, comentó la palista, ganadora del oro en K1-200 y del bronce como parte del K4-500 en Lima.

Otros referentes del deporte argentino juntaron fuerzas en un video que publicó en su cuenta personal de Instagram el 27 de mayo el periodista Fernando Cicutti. En las imágenes se veían los testimonios de la judoca Paula Pareto, el palista Agustín Vernice, el nadador Federico Grabich, la jugadora de beach volley Ana Gallay, el saltador con garrocha Germán Chiaraviglio, la tiradora Fernanda Russo y Pedro Ibarra​, capitán de los Leones, entre otros. 

Las voces fueron muchas, el pedido uno solo: “Entrenar en casa no es lo mismo. Los atletas olímpicos argentinos necesitamos volver a nuestras rutinas. Sentimos que estamos dando ventaja. Esperamos que las autoridades autoricen los protocolos presentados y podamos volver pronto a las canchas”.

El mensaje, finalmente, fue escuchado. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Noticias Relacionadas

Leave a Comment