Parque ideal para respetar el distanciamiento social ?Política 

Parque ideal para respetar el distanciamiento social ?

Te imaginas un parque en forma de Laberinto?

3 de julio del año 2020

Como un laberinto pero también como una huella digital gigante, el estudio Precht con sede en Austria presenta el diseño de un parque ideado para respetar el distanciamiento social que probablemente se exigirá en la próxima fase de la cuarentena .

El parque se inspira en los jardines barrocos franceses de diseños geométricos, pero también en los jardines zen japoneses

Bautizado como ‘Parc de la Distance’, su diseñador, Chris Precht, comenzó a trabajar la idea poco después de que la pandemia de covid-19 llevase al cierre de espacios públicos al aire libre en todo el mundo.

El resultado es un parque dividido en infinidad de rutas por medio de barreras de 90 cm de ancho que permite el paseo en soledad de los visitantes. Cada camino tiene alrededor de 600 m de largo y gira en torno a una fuente central, en ondas que se van expandiendo hacia el exterior.

La idea, parte del diseño de los jardines barrocos franceses, con ordenados obstáculos dispuestos con formas geométricas.

Aunque también, asegura Pretch, “hay una inspiración en los jardines zen japoneses” que se manifiesta especialmente en los movimientos circulares, que recuerda el rastrillado de piedras este tipo de jardines.

20 minutos de paseo

La organización en forma de huella dactilar del parque facilita la creación de infinidad de caminos y rutas que se pueden utilizar simultáneamente, permitiendo el acceso de más personas al parque.

A la entrada de cada camino o ruta se colocarían puertas que indicarían si están ocupadas.

Incluso se planteó un tiempo medio de visita, que ronda los 20 minutos, así como una ubicación.

Aunque el diseño se ajusta al momento actual, también tendría recorrido después de la erradicación del coronavirus.

Cada camino, de unos 600  m, propone 20 minutos de paseo.

Después de la pandemia, afirma el diseñador, “el parque se utilizará para escapar del ruido y el bullicio de la ciudad y estar solo durante un tiempo”. De hecho, sostiene, “viví en muchas ciudades pero creo que nunca he estado solo en público”. Una cualidad rara pero también necesaria para encontrarse a uno mismo.

Ciudades para las personas

El arquitecto reflexiona también sobre la percepción de los espacios al aire libre que nos hace tomar la actual situación de confinamiento. Cree que, cuando podamos salir de casa, apreciaremos más los espacios al aire libre y buscaremos vía de escape del ajetreo de las grandes ciudades.

En este sentido, apunta los centros de las ciudades deberían poder ofrecer “posibilidades para escapar a la naturaleza”.

“En lugar de bancos, tráfico y bloques de oficinas, los centros de las ciudades deberían ser rediseñados para incluir parques, áreas silvestres y plantas”. La falta de naturaleza es, a su juicio, “un problema de muchas áreas urbanas y espero que «el Parc de la Distance» pueda ofrecer un escape”.

Como un laberinto pero también como una huella digital gigante, el estudio Precht con sede en Austria presenta el diseño de un parque ideado para respetar el distanciamiento social que probablemente se exigirá en la próxima fase de la cuarentena .

El parque se inspira en los jardines barrocos franceses de diseños geométricos, pero también en los jardines zen japoneses

Bautizado como ‘Parc de la Distance’, su diseñador, Chris Precht, comenzó a trabajar la idea poco después de que la pandemia de covid-19 llevase al cierre de espacios públicos al aire libre en todo el mundo.

El resultado es un parque dividido en infinidad de rutas por medio de barreras de 90 cm de ancho que permite el paseo en soledad de los visitantes. Cada camino tiene alrededor de 600 m de largo y gira en torno a una fuente central, en ondas que se van expandiendo hacia el exterior.

La idea, parte del diseño de los jardines barrocos franceses, con ordenados obstáculos dispuestos con formas geométricas.

Aunque también, asegura Pretch, “hay una inspiración en los jardines zen japoneses” que se manifiesta especialmente en los movimientos circulares, que recuerda el rastrillado de piedras este tipo de jardines.

20 minutos de paseo

La organización en forma de huella dactilar del parque facilita la creación de infinidad de caminos y rutas que se pueden utilizar simultáneamente, permitiendo el acceso de más personas al parque.

A la entrada de cada camino o ruta se colocarían puertas que indicarían si están ocupadas.

Incluso se planteó un tiempo medio de visita, que ronda los 20 minutos, así como una ubicación.

Aunque el diseño se ajusta al momento actual, también tendría recorrido después de la erradicación del coronavirus.

Cada camino, de unos 600  m, propone 20 minutos de paseo.

Después de la pandemia, afirma el diseñador, “el parque se utilizará para escapar del ruido y el bullicio de la ciudad y estar solo durante un tiempo”. De hecho, sostiene, “viví en muchas ciudades pero creo que nunca he estado solo en público”. Una cualidad rara pero también necesaria para encontrarse a uno mismo.

Ciudades para las personas

El arquitecto reflexiona también sobre la percepción de los espacios al aire libre que nos hace tomar la actual situación de confinamiento. Cree que, cuando podamos salir de casa, apreciaremos más los espacios al aire libre y buscaremos vía de escape del ajetreo de las grandes ciudades.

En este sentido, apunta los centros de las ciudades deberían poder ofrecer “posibilidades para escapar a la naturaleza”.

“En lugar de bancos, tráfico y bloques de oficinas, los centros de las ciudades deberían ser rediseñados para incluir parques, áreas silvestres y plantas”. La falta de naturaleza es, a su juicio, “un problema de muchas áreas urbanas y espero que «el Parc de la Distance» pueda ofrecer un escape”.


Noticias Relacionadas