Retiros de dólares de los bancos: se fueron US$ 900 millones en mayo pero casi no hubo salidas en junioEconomía 

Retiros de dólares de los bancos: se fueron US$ 900 millones en mayo pero casi no hubo salidas en junio

Lo que en mayo había amenazado con convertirse en drenaje, en junio devino un goteo ínfimo. Es que el mes pasado los argentinos casi no se llevaron dólares de los bancos, después de haber retirado US$ 900 millones en mayo. 

Son dólares que hoy pueden retirarse por ventanilla, sin tope alguno, siempre con turno previo. Dólares que van al colchón, a la caja de seguridad y también, a veces en mínimos montos, directo al mercado informal del blue.

Abril ya había mostrado una salida de divisas comprensible después de semanas de bancos cerrados y en medio del nerviosismo del ahorrista. Pero nada alarmante: US$ 371 millones. Habían sido igual sólo pocos días hábiles ya que la opción se habilitó recién el 20 de ese mes. 

Después de los US$ 900 millones de mayo, el modestísimo retiro de junio, de US$ 70 millones no deja de llamar la atención. Los depósitos en dólares pasaron de US$ 16.850 millones a US$ 16.782 millones.

Desde ​pasillos oficiales, lo ven con naturalidad: “Es normal que se vaya estabilizando. En mayo vimos el efecto embudo de todo lo que se había acumulado más algunas campañas que atizaron versiones que preocuparon mucho”.

Gran parte de los depósitos se encuentra en cajas de ahorro, donde quedan automáticamente acreditados, por ejemplo, los US$ 200 del cupo solidario que son comprados por homebanking y que siempre tienden a mostrar un repunte en los primeros días del mes.

Al último día de junio, había US$ 11.869 millones en cajas de ahorro -que alcanzaron un pico de US$ 11.942 millones a principios de mes- contra US$ 11.896 millones a fines de mayo. Hablamos de una merma de menos de U$S 30 millones.

Mirá también

En cuanto a los plazos fijos en moneda extranjera, la variación fue casi nula, al pasar de US$ 4.348 millones a US$ 4.340 millones. Un retroceso de menos de US$ 10 millones.

Martín Vauthier, director de Eco Go, explica: “Con los controles operando a pleno y con todos los costos que tienen, sacaron al dólar del tope de la agenda y se logró cierta estabilización, que además tiene que ver con la dinámica propia de reapertura de los bancos. Los que querían llevárselos ya los sacaron el año pasado y se terminaron de ir en mayo, con lo que los que quedan tienen menor aversión al riesgo”.

Para completar el total de depósitos mencionados hay que considerar algunos otros ítems como los saldos inmovilizados (colocaciones vencidas que no pudieron acreditarse en una cuenta a falta de una) y que bajaron US$ 36 millones.

“Junio fue un mes con el riesgo país relativamente estable en la zona de los 2.500 puntos. Esto nos muestra que aunque el tema de la deuda se estiró mucho no hubo tanta turbulencia”, explica Amilcar Collante, economista jefe de CESUR.

La brecha comprimió. Y además el Central empezó a comprar de nuevo en el mercado, mostrando algo más de capacidad de fuego, aunque sea mínima”, completa. 

En términos de sangría, lo peor ya pasó para el sistema y fue el año pasado, en plena temporada electoral. Entre agosto y noviembre sufrió una estampida de dólares que prácticamente redujo el stock a la mitad en medio de la tensión electoral. El peor mes fue septiembre, con la salida de US$ 8.000 millones.

“Todos los que querían sacar, fueron en mayo. Tenían miedo de un corralito, una pesificación. No tenía mucho sentido desde las variables de la macro pero cuando uno mira la historia argentina, es lógico que la gente tenga miedo. Y no hay que olvidarse también que hoy ir a un banco es tedioso”, aporta Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina. 

El freno en los retiros tiene su correlato en las reservas, ya que más de US$ 10.000 millones están en el Banco Central en calidad de “encajes” de los bancos y se computan como parte de las arcas del BCRA. Por ende, si dejan de caer los depósitos en dólares, sufren menos las reservas.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Noticias Relacionadas