Flamengo: el club que empujó la vuelta del fútbol en Brasil y jugó al lado de un hospital, sufrió 27 contagios en una semana y ahora pide pararDeportes 

Flamengo: el club que empujó la vuelta del fútbol en Brasil y jugó al lado de un hospital, sufrió 27 contagios en una semana y ahora pide parar

En menos de una semana, 27 integrantes de la delegación del Flamengo, vigente campeón de América, dieron positivo de coronavirus, entre ellos 16 futbolistas, de los cuales 6 fueron titulares en el encuentro del último martes frente a Barcelona de Guayaquil por la Copa Libertadores. También están contagiados el director técnico y el presidente del club. El equipo carioca debe visitar el domingo a Palmeiras por el Brasileirao y solicitó la suspensión del partido, aunque tanto su rival como las autoridades de la Confederación se aferran a los protocolos que rigen y se niegan a parar la pelota. 

Hace tres meses que volvió el fútbol en Río de Janeiro. Sobre fines de junio, cuando en Brasil la cifra de muertos por Covid-19 ascendía a 50 mil personas, Flamengo salió a jugar al Maracaná y le ganó 3-0 al Bangú. Antes del partido hubo un minuto de silencio por Jorginho, su histórico masajista.

Jorginho trabajaba desde hacía 40 años en el club y compartió vestuario con la generación dorada que lideró Zico. Hasta el 5 de mayo, día en el que Jorginho murió por coronavirus, Flamengo había confirmado 38 casos positivos en el club, entre dirigentes, auxiliares y jugadores.

El entrenador de Flamengo Domenec Torrent, uno de los nuevos contagiados de Covid-19, abraza a Joao Lucas tras el triunfo ante Barcelona de Guayaquil. Foto: EFE.

El poderoso club carioca, cuyo presidente, Rodolfo Landim, es un alfil del primer mandatario Jair Bolsonaro, fue el que más empujó el regreso del fútbol. Incluso, en clara oposición con la postura de otros dos grandes de la ciudad como Fluminense y Botafogo que pedían esperar. “El buen alumno, que estudió, se preparó para la prueba, llega para hacerla, pero el que no estudió quiere aplazarla”, remarcó el presidente de la Federación carioca, Rubens Lopes para inclinar la balanza para el lado de Flamengo y alimentar el regreso del fútbol.

Habiendo perdido la pulseada, Botafogo decidió -al menos- no jugar de local en el Maracaná ya que en el mismo predio, a un par de metros del mítico espacio se había instalado un hospital de campaña para las víctimas de coronavirus.

Este martes, Flamengo pidió a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) aplazar el partido del Brasileirao contra Palmeiras, previsto para el domingo en San Pablo. El vicepresidente, Rodrigo Dunshee, justificó la solicitud por la “intensidad de contacto” que tuvieron sus futbolistas en los dos partidos de la Copa Libertadores que jugaron en Ecuador, la derrota 5-0 de la semana pasada ante Independiente del Valle en Quito y el triunfo 2-1 ante Barcelona en Guayaquil.

“Espero que la CBF analice el tema de forma justa, pensando en la salud de todos y la situación excepcional que fue el viaje de ocho días”, señaló.

Trabajos de desinfección en el estadio Monumental de Guayaquil antes del choque del martes entre Barcelona y Flamengo. Foto: AFP.

El secretario general de esta entidad, Walter Feldman, ya marcó postura. Dijo la Confederación les permitió a los equipos inscribir hasta 40 jugadores, previendo casos como el del club carioca. “Evidentemente tienen plantel para entrar en el campo, hacer sustituciones y el juego se debe realizar. Cuando un club tiene infectados, los separa y sigue jugando”, apuntó.

Un día después del pedido de Flamengo de postergar el partido y al ver que los casos en el club más popular de Brasil seguían en aumento, la CBF publicó un estudio que indica que de 9.690 pruebas realizadas a 1.939 jugadores y entrenadores de todas las categorías desde la reanudación del fútbol, solamente se detectaron 182 positivos (1,9%).

Palmeiras también se opuso a una postergación. “El protocolo adoptado para la competición contempla situaciones de ese tipo. No hay, por tanto, razones para que el juego no se realice”, declaró su presidente, Mauricio Galiotte.

El vicepresidente del Flamengo les contestó: “Buscan tener ventaja, así sea con riesgo personal”.

A tres horas del comienzo del segundo encuentro en Ecuador, las autoridades sanitarias de Guayaquil estaban dispuestas a suspender el juego. Incluso, con el aval de la alcaldesa, Cynthia Viteri, informaron que inhabilitaban el estadio Monumental donde Barcelona debía hacer de local por el Grupo A de la Copa Libertadores. Conmebol ganó la pulseada al afirmar que los protocolos aprobados se estaban cumpliendo, el gobierno nacional desactivó el conflicto y el partido se jugó tal como estaba pautado.

La señal de alerta de los médicos que habían llegado al Hotel Hilton para cerciorarse de la situación del plantel de Flamengo tenía sustento. A los casos positivos ya confirmados que habían sido aislados podían sumarse otros en cualquier momento. Y así ocurrió.

Fueron 17 los casos nuevos que se detectaron al llegar a Brasil después del triunfo 2-1 en Ecuador. El entrenador, el español Domènec Torrent; ocho jugadores, los zagueros Leo Pereira, Thuler y Rodrigo Caio; el lateral izquierdo René, los mediocampistas Willian Arao y Éverton Ribeiro, todos titulares ante Barcelona, y los suplentes Joao Gomes y Gabriel Batista; cinco miembros de la comisión técnica y tres directivos, el presidente Rodolfo Landim, el vice Marcos Braz y el consejero Dekko Roismann.

Así la lista asciende a 27 miembros del plantel ya que -luego de la goleada sufrida ante Independiente del Valle- en los hisopados hechos en la previa del segundo partido copero ya se habían informado 10 casos, entre ellos siete futbolistas: los defensores Filipe Luis, Matheuzinho y Mauricio Isla, el mediocampista y capitán Diego y los atacantes Bruno Henrique, Michael y Vitinho,

A estas bajas, se suman la de Gabigol, Diego Alves y Pedro Rocha que están lesionados. Por lo que de cara al partido del domingo el equipo presenta a solo 10 futbolistas del plantel profesional: César, Hugo Souza, João Lucas, Ramon, Gerson, Thiago Maia, Arrascaeta, Pepê, Lincoln y Pedro.

Mientras tanto la bola de nieve crece no solo en Río de Janeiro. A través de un comunicado, el Barcelona de Guayaquil informó que decidió concentrar a todo su plantel y a los colaboradores que estuvieron involucrados en el partido ante Flamengo.

Les harán hisopados a todos este viernes y sábado. También las pruebas serológicas que entrega la Liga. “Por el momento la planificación sigue igual; entrenamientos hasta el próximo sábado donde por la tarde se viajará a Quito para el compromiso ante Independiente del Valle y el lunes 28 de septiembre a Colombia para el juego contra el Junior de Barranquilla”, informaron.

JCH.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Noticias Relacionadas

Leave a Comment