Daniil Medvedev dio vuelta el partido, le ganó por primera vez a Rafael Nadal y jugará la final del Masters de LondresDeportes 

Daniil Medvedev dio vuelta el partido, le ganó por primera vez a Rafael Nadal y jugará la final del Masters de Londres


Daniil Medvedev se quedó con el duelo ante Rafael Nadal y jugará la final del Masters de Londres Fuente: AFP

En el O2 Arena de Londres, el ruso Daniil Medvedev (4º) se aferró a su gran servicio y a su frialdad en momentos límites para remontar el partido ante el español Rafael Nadal (2º), ganarle por primera vez y llegar a la final del Masters. Tras su victoria por 3-6, 7-6 (7-4) y 6-3, este domingo definirá, desde las 15, frente al austríaco Dominic Thiem, tercero en el ranking mundial, que superó en una batalla muy cambiante al serbio Novak Djokovic (1º) por 7-5, 6-7 (10-12) y 7-6 (7-5), en tres horas de juego.

El primer set fue una batalla. El español defendió sus servicios, levantó breaks cuando parecía acorralado. El ruso jugó sus armas a la potencia de sus saques y a los cambios de ritmo sorpresivos, casi siempre desde el fondo de la cancha. A Nadal le costaba llegar al peloteo porque su rival era efectivo con su primer saque. En el octavo game, Medvedev mostró debilidad por primera vez y el mallorquín no lo perdonó: quebró, se puso 5-3 y fue a sacar para consolidar el parcial. Mantuvo la concentración, las energías y lo cerró con firmeza.

El temple de Nadal se encontró a prueba rápido en el segundo set. Una doble falta en el segundo game lo dejó abajo 0-2 y obligado a remontar ante un rival que volvía a mostrarse, contrariamente al español, muy sólido con su saque. La primera doble falta del partido de Medvedev llegó en el quinto punto de este parcial. Rafa tuvo dos chances de recuperar el quiebre en el séptimo game: el ruso respondió con un ace en la primera y se mostró permeable en la segunda, algo que allí no desperdició para volver a ponerse en partido. Era un momento clave.


Rafael Nadal estuvo 6-3 y 5-4 con su saque, pero cayó con Daniil Medvedev Fuente: AP

Con el envión anímico, Nadal se puso 4-4 enseguida. Las dudas afloraron en Medvedev, que volvió a ceder con su saque y dejó al español a disposición de cerrar el juego. Toda una paradoja: la fortaleza de Rafa se desmoronó cuando pasó de 1-4 en contra a 5-4 a favor. No pudo mantener el servicio que lo llevaba al partido decisivo ante Thiem. Ante los errores, se puso el overol más ajustado para llevar el encuentro al tie break. Pero allí, la furia de los primeros servicios del ruso, y un golpe con suerte que terminó convertido en un globo perfecto cuando todo se complicaba, fueron un arma letal para igualar el juego en un set por lado.

El set definitivo los mostró más erráticos a ambos, con mayor complejidad para sostener los servicios y aprovechar los momentos de debilidades de su rival. Los puntos fueron mucho más fruto del esfuerzo que de la precisión. Las piernas y el pulso ya no respondían a la perfección. Se necesitaba un plus para quebrar. Lo tuvo el ruso, con frialdad y la buena lectura de algunas decisiones repetidas de Nadal. Así, aprovechó uno de los tres breaks del séptimo game para pasar adelante 4-3. La mentalidad y ambición del español chocaron contra una muralla y contra esa red que se quedó con la última pelota, para perder otra vez el saque y sellar el triunfo de Medvedev.

Así, Medvedev y Thiem protagonizarán una final inédita del Masters. Djokovic y Nadal, la vieja guardia, se quedaron en la puerta de la definición. Un signo de los tiempos que vienen en el tenis.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Noticias Relacionadas

Leave a Comment