polemica-en-el-rugby.-la-decision-de-la-uar-del-“simulacro-de-scrum”-agito-las-aguas:-argumentos-y-quejas-por-la-medidaDeportes 

Polémica en el rugby. La decisión de la UAR del “simulacro de scrum” agitó las aguas: argumentos y quejas por la medida


Práctica de la nueva modalidad de scrum del equipo de CUBA, anoche Fuente: LA NACION – Crédito: Hernán Zenteno

Si de scrum se trata, la polémica está a la orden del día. Cada vez que esta formación cenital para el rugby es objeto de debate, sube el tono de adherentes y detractores. En esta oportunidad, la reacción es casi unánime. Jugadores y entrenadores se oponen al dictamen de la Unión Argentina de Rugby (UAR) de comenzar la temporada prescindiendo del scrum. Algunos de manera tajante, otros más mesuradamente.

“Es lo mismo que nada”. “Están tomando medidas para quedar bien”. “No entiendo la decisión y espero que se revierta”. “Desincentiva el entrenamiento y la preparación.” “Debilita a los jugadores”. “Lo primordial es cuidar a los jugadores, pero esto es retroceder”.


La medida que tomó la UAR de prescindir del scrum para evitar lesiones despertó varias quejas Fuente: LA NACION – Crédito: Hernán Zenteno

Son tan sólo algunas de las expresiones recolectadas por LA NACION respecto a la determinación de la UAR de reanudar la competencia con scrum simulado, o tira-saca. Es decir, los jugadores se forman pero no hay empuje y el equipo que arroja la pelota la hookea y retiene la posesión sin disputa.

LA NACION también consultó a la dirigencia. La UAR tomó esta decisión para evitar lesiones graves después de una inactividad de un año y medio por la pandemia y la justificó en base a un trabajo que viene realizando hace varios años a través del plan Rugby Seguro, a conclusiones sacadas en reuniones con otras uniones nacionales y entre presidentes de uniones provinciales y al asesoramiento de los directores del rugby argentino.

“El año pasado tuvimos muchas reuniones por Zoom con todos los presidentes de uniones y de clubes de todas las provincias y veíamos este año como una transición después de tanta inactividad. La prioridad era que el club volviera a tener vida. La competencia quedaba en segundo lugar. Si vemos que es seguro, va a volver el empuje”, justificó Gabriel Travaglini, vicepresidente de la UAR. “Tuvimos reuniones con World Rugby de las que participó Francisco Rubio (gerente de rugby de la UAR) donde las grandes potencias que ya habían comenzado con la competencia amateur mostraron preocupación por las lesiones después de la inactividad y se planteó empezar con un tira-saca en el scrum para eventualmente volver al empuje libre”.


Un ensayo de scrum, anoche, en CUBA Fuente: LA NACION – Crédito: Hernán Zenteno

En 2017 se produjeron tres lesiones medulares irreversibles, las tres en situación de scrum. Desde entonces, y a partir del trabajo de una comisión dentro de la UAR denominada Rugby Seguro, se introdujeron algunos cambios en torno a esta formación, el más importante la restricción de empujar más de un metro y medio. En su momento, esta medida despertó una gran polémica y no fueron pocos los que opinaron que se desvirtuaba la esencia del rugby.

Tanto más, entonces, ocurre con esta supresión en la práctica del scrum, más allá de que sea temporaria. La UAR determinará a partir de la observación de los referentes de seguridad de cada unión cuándo estarán en condiciones de retomar el empuje, por un metro y medio, primero, y liberado, eventualmente.

Voces encontradas

“Lo primordial es cuidar a los jugadores, en este caso los primeras líneas. Un tira-saca desalienta a los primeras líneas, es hacerlos retroceder. A mis jugadores no les gusta, pero por algo los especialistas habrán tomado esta medida”, opinó Pablo Henn, ex pilar de los Pumas y entrenador de Hindú. “Nosotros tenemos competencia en la primera línea y se estuvieron entrenando todo el año, por lo que estamos en condiciones de disputar el scrum, pero quizá no en todos los clubes pasa eso”.


Los clubes se preparan para volver a la acción después de casi un año y medio de inactividad Fuente: LA NACION – Crédito: Hernán Zenteno

Precisamente, otro de los fundamentos que adujo Travaglini es la sangría de jugadores de los clubes que produjo la falta de rugby durante todo 2020. “Hemos detectado que hay muchos clubes en desarrollo que han perdido primeras líneas”, afirmó. “Y a veces subir a un primera línea de M-19 al plantel superior sin que esté preparado, aunque nunca lo va a admitir, puede poner en riesgo su físico”.

La oposición de los jugadores, no obstante, fue contundente. “La verdad es que enoja esta decisión porque tuvimos nueve meses entrenando en nuestras casas para estar bien físicamente. Ahora llevamos tres meses entrenándonos fuerte para poder volver y sacan esta resolución sin siquiera consultar a los jugadores”, protestó Alberto Porolli, pilar de Newman. “Hay que capacitar a los jugadores, no darles miedo del scrum. Les estamos dando miedo a los padres a que lleven a sus hijos a jugar el scrum. Capacitemos, informemos, entrenemos”.

Igual de vehemente se mostró Lucas Rocha, hooker del SIC: “Nunca se juntó a las primeras líneas para ver qué opinábamos. Creo que están tomando medidas para quedar bien y no piensan en los jugadores. No digo que esté mal el tira-saca, sino que se pueden tomar otras medidas. Que los dirigentes se apoyen en nosotros, estamos 100% a disposición. En el SIC seguimos trabajando el cuello, seguimos haciendo ejercicios. Si tenés un mes de entrenamiento de scrum, ya volvés a la normalidad. No encuentro explicación”.


Los detractores de la nueva medida sostienen que, cuanto más se entrena el scrum, menos riesgo de lesiones hay Fuente: LA NACION – Crédito: Hernán Zenteno

Respecto a la toma de decisión, Travaglini aclaró que “no fue la mesa directiva tomando un café”, sino que responde a un trabajo de largo plazo: “Se está tomando en base de lo que trabaja el área de Welfare de World Rugby, el área de Rugby Seguro de la UAR y al departamento de rugby que maneja Pancho Rubio e integran Mario Ledesma, Ignacio Fernández Lobbe y este año se sumó el Andrés Bordoy”.

Para muchos, el error de esta medida radica en que desalienta el entrenamiento del scrum, que es justamente lo que derivó no hace mucho en lesiones irreversibles, y también en que la Argentina perdiera la preeminencia que tenía en la materia a nivel mundial. A partir de las medidas tomadas por Rugby Seguro, desde aquella vez no hubo que lamentar más lesiones graves.

“Cuanto más se entrena el scrum, más se mejora y uno se vuelve más competitivo. Es parte del círculo virtuoso. Sacar la competencia, desincentiva el entrenamiento, la preparación y el crecimiento y la formación de los jugadores”, dijo Santiago Tsin, pilar de CUBA

“Cuanto más se entrena el scrum, más se mejora y uno se vuelve más competitivo. Es parte del círculo virtuoso. Sacar la competencia, desincentiva el entrenamiento, la preparación y el crecimiento y la formación de los jugadores”, sentenció Santiago Tsin, pilar de CUBA. “En los últimos años se ha avanzado mucho en la comunicación y preparación de los primeras líneas, pero creo que esta medida desalienta seguir por este sendero de construir sobre la base de un scrum consciente, seguro y responsable”.

La determinación abarca a todo el país y a todas las divisiones competitivas, es decir de M15 para arriba; en definitiva, todas las que se juegan con scrum real. Cada unión provincial podrá revertir la medida a partir de las recomendaciones de su referente de seguridad. Para Travaglini, es importante que en los más jóvenes no se dispute el scrum, sobre todo en los casos de M15, que recién empiezan a hacer scrum de ocho jugadores, y aun M16, ya que se saltearon todo el año de M15.

En los juveniles hay que tener más recaudos. Ellos no están estimulados como los jugadores de primera, no está desarrollado el cuerpo. Hay chicos que pasaron de M18 al plantel superior

Pablo Henn, entrenador de Hindú

“En los juveniles hay que tener más recaudos”, coincidió Henn. “Ellos no están estimulados como los jugadores de primera, no está desarrollado el cuerpo. Hay chicos que pasaron de M18 al plantel superior, ahí les doy la derecha”.

En cambio, Gonzalo Begino, entrenador de scrum de CUBA, opinó en disidencia: “¿Qué aporte a la seguridad otorga esta determinación de la UAR al desarrollo futuro de los jugadores? Esta apreciación aplica por el tiempo que se quiera mantener activa esta decisión, sea una temporada, tres meses o una semana. Al tratarse de la preparación de juveniles, esto cobra aún más relevancia, considerando que se trata de jugadores en plena etapa de desarrollo físico, que comienzan a incorporar conceptos técnicos y trabajar su estabilidad”.

Cuando hay scrum, hay polémica. Y si no hay, todavía más.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Noticias Relacionadas