las-tres-motos-que-participaron-del-ataque-con-bombas-molotov-al-edificio-de-clarinSociedad 

Las tres motos que participaron del ataque con bombas molotov al edificio de Clarín

En el ataque al edificio de Clarín, el lunes a la noche, se confirmó la participación de tres motos: una de color rojo, otra negra y una rojinegra.

Según pudo saber este diario, los agresores se juntaron en el anfiteatro de Parque Lezama. De allí se dividieron, se cambiaron de ropa y se dirigieron hasta Piedras al 1700, adonde arrojaron entre siete y ocho artefactos incendiarios.

Para llegar al lugar, utilizaron tres motos. Luego escaparon en distintas direcciones. Algunos hacia Constitución, otros hacia Barracas.

La moto roja

Tenía la patente tapada con una prenda roja. Previo al ataque, el conductor llevaba puesta una campera negra. Se la quitó y quedó con una remera estampada de color verde. Lo acompañaba una mujer con un pantalón color durazno, aunque debajo llevaba otro gris. Usaba una remera violeta y una prenda de igual color, azulado, colgada en el cuello.

Según se pudo observar en las cámaras de seguridad de la Policía de la Ciudad, el hombre tenía un casco negro y la mujer otro gris.

La moto negra

Era una tipo chopera, con patente nueva. El conductor llevaba un casco negro. Antes del ataque, llevaba puesta una campera negra que luego se ató a la cintura. Además, tenía una remera blanca con mangas cortas de color rojo y un pantalón oscuro.

La mujer que iba de acompañante utilizaba un casco azul. Primero se la vio con una campera negra, que se la sacó para quedar en musculosa blanca y pantalón a cuadrillé gris y blanco.

La moto rojinegra

Tenía una patente vieja. A bordo iban dos hombres. Antes del ataque, su conductor vestía una campera negra, pero como en los otros casos se la quitó y quedó de remera roja, con un casco negro.

El cómplice que lo acompañaba vestía un buzo rojo con capucha y no usaba casco, según pudieron reconstruir los investigadores.

La huida

La primera y la segunda moto fueron vistas por primera vez en la esquina de Alberti y Brasil, desde donde se dirigieron a Parque Lezama. La moto rojinegra circuló por avenida San Juan, Tacuarí, Caseros y Bolívar. Estacionó en el cruce de esta última calle con Martín García. Dejaron el vehículo allí y caminaron hacia el Parque Lezama.

A las 22.26, estas personas se encontraron en las escalinatas del anfiteatro. Allí permanecieron durante 30 minutos. Las cámaras no lograron registrar lo que hicieron allí. Pero sí se constató que llegaron más personas y que se fueron de manera individual.

Además, las dos primeras motos llegaron a Bolívar y Martín García. Sus ocupantes se cambiaron de ropa y caminaron por Bolívar, en sentido contrario al tránsito.

A las 23.10, consumado el ataque, las cámaras detectaron a seis personas a paso acelerado, donde volvieron a cambiarse de vestimenta y se alejaron en las motos.

La moto roja salió de Alberti y Brasil con dos ocupantes. Tras parar en Parque Lezama, se sumó una mujer. Luego tomó por Pichincha, Garay, Jujuy y Cátulo Castillo, adonde se la perdió de vista.

La moto negra fue localizada también en el mismo punto (Alberti y Brasil). Se detectó la misma maniobra que hizo la anterior y la huida fue para el lado de Montes de Oca y Brandsen. La registraron nuevamente en Alberti y Garay, donde se estacionó sobre la ochava.

Allí una mujer se bajó con una mochila y finalmente la moto se desplaza hacia la misma zona que la anterior, en Jujuy y Cátulo Castillo.

Finalmente, la moto rojinegra pasó con un solo ocupante por San Juan, Tacuarí, Caseros y Bolívar, hasta estacionar en Martín García. Se puso una gorra visera negra y bordó para entrar al Parque Lezama.

El recorrido de los atacantes al edificio de Clarín.

Después del ataque, se subieron a ese vehículo dos hombres, uno de ellos con remera roja y el otro con buzo rojo. Se retiraron Bolívar, Martín García y Azara. Luego las cámaras detectaron la moto en Villafañe y Montes de Oca, solo con el hombre de remera roja. Allí se perdió de vista.

Una de las pistas de los investigadores es que se trata de un grupo anarquista. El preocupante ataque generó un repudio generalizado, ya que pese a que no hubo daños se trató de un mensaje mafioso.

Los rostros de los nueve agresores (seis hombres y tres mujeres) fueron individualizados por la Unidad Antiterrorismo de la Policía Federal. El fiscal federal Gerardo Pollicita y el juez federal Luis Rodríguez están a cargo del expediente.

EMJ

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Noticias Relacionadas