tras-la-ruptura-de-martin-lousteau,-jxc-posterga-para-marzo-la-eleccion-del-jefe-del-interbloque-en-diputadosPolítica 

Tras la ruptura de Martín Lousteau, JxC posterga para marzo la elección del jefe del interbloque en Diputados

Después de la ruptura del bloque radical y de los chispazos internos originados llamativamente tras el triunfo electoral, la oposición de Juntos por el Cambio en la Cámara baja resolvió postergar para marzo la elección del jefe del interbloque.

Así lo confirmaron a este diario fuentes de los principales bloques de la oposición: explicaron, en ese sentido, que el único objetivo de la decisión es calmar las tensiones internas, patear la disputa hacia el final del verano y ocuparse de otras negociaciones más urgentes. 

La definición se terminó de acordar entre los bloques mayoritarios de JXC en la noche del domingo, vía telefónica, horas antes de que un sector de la Unión Cívica Radical, liderado por Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti, confirmara lo que ya todos sabían: la integración de un espacio propio dentro del radicalismo en la Cámara baja que terminó de inquietar aún más las pujas puertas adentro. Se terminó de definir este martes, una vez que juraron los nuevos diputados.

Es que, en los últimos días, las disputas internas escalaron a los máximos niveles de tensión. La designación de los jefes de bloque en el PRO y en la UCR, la renovación de las autoridades y la elección del líder del interbloque -que hasta este martes terminaba de definir oficialmente si será integrado por siete espacios- provocaron un tembladeral de fin de año que hacía rato no se veía en Juntos por el Cambio.

Y que incluyó hasta el revoleo de un vaso y una discusión caliente que casi termina a las trompadas entre Lousteau y el gobernador Gerardo Morales después de que el flamante bloque radical -Evolución-, que estará presidido en los papeles por el cordobés Rodrigo de Loredo -son, por ahora, 12 diputados-, se presentara autónomo ante la presidencia de la Cámara baja, por fuera del espacio conducido por Mario Negri, con 33 legisladores. 

La pelea en Diputados esconde detrás la puja por la conducción del comité nacional de la UCR, que renueva sus autoridades la semana próxima: Alfredo Cornejo, electo senador, termina su mandato, y Lousteau y Morales pelean por ese lugar. El vínculo entre ambos está resentido desde hace tiempo. 

Este martes, sin embargo, había fuertes versiones en torno a la posibilidad de que el senador por la Ciudad declinara su postulación. A última hora del día todavía seguía bajo análisis, según trascendió de fuentes cercanas al ex ministro de Economía.

Hacia el final del martes, en tanto, desde Juntos por el Cambio le restaban dramatismo a la designación del jefe del interbloque, ahora prorrogada hasta el año próximo. “No hay apuro. El presidente del interbloque es un coordinador del resto de los bloques, nada más. Si un presidente de interbloque no es presidente de bloque, por ejemplo no puede entrar en Labor Parlamentaria”, explicó uno de los líderes opositores.

Hasta este martes sí había acuerdo en que el que ostente ese rol a partir del 2022, que en estos dos años estuvo a cargo de Negri, deberá ser uno de los presidentes de los bloques de JXC. Entre ellos -además del radical-, Cristian Ritondo, del PRO, y Juan Manuel López, de la Coalición Cívica. Una regla implícita que no corre en la Cámara alta: será Cornejo y no Luis Naidenoff, el presidente de la bancada de la UCR, el que ocupe ese lugar. 

No fue solo la UCR, en esa línea, la que quedó atravesada en estos últimos días por las internas palaciegas. También el PRO y la CC.

Fue Elisa Carrió la que desnudó de la manera más brutal y directa esas rencillas, en el aniversario de los 20 años de la fundación de su partido: arremetió contra Horacio Rodríguez Larreta, al que exhibió por el acuerdo que mantiene con Lousteau y Yacobitti, y se pronunció abiertamente a favor de su amigo Negri para que lidere esa bancada en el Congreso.

En la CC, de hecho, todavía siguen furiosos por la performance porteña de la lista encabezada por María Eugenia Vidal que dejó a Fernando Sánchez fuera del Congreso, un arreglo que dejó a la Coalición con 11 legisladores, uno menos de lo esperado.

El jefe de Gobierno porteño empieza a sentir cada vez más el rigor de una campaña presidencial adelantada que lo aleja de su zona de confort. Carrió, el sector más duro del PRO y parte de la UCR le facturan su proceso de acumulación de los últimos tiempos que le abre frentes inesperados. Ya le había manifestado con antelación a Lousteau que tenía su apoyo en la elección partidaria de la UCR de la semana próxima que está cada vez más caldeada. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Noticias Relacionadas