para-city-local-“el-gobierno-esta-teniendo-hoy-los-problemas-de-financiamiento-de-una-gestion-en-retirada”Economía 

Para city local “el gobierno está teniendo hoy los problemas de financiamiento de una gestión en retirada”

Los agentes económicos están mirando con creciente preocupación la performance de la gestión nacional. Más allá de la intención del gobierno nacional de mostrar números positivos de reactivación de la actividad y de sectores que se expanden como la construcción o la producción manufacturera o la propia disminución en el número de desempleo respecto del año pasado hay muchas variables inconsistentes. La suma de esas inconsistencias es lo que termina de generar un combo de malas expectativas, desaliento a la inversión y, a la postre, dificultades para que se generen divisas para sostener un proceso de crecimiento de mediano y largo plazo.

El reporte de mayo de Vistage, la organización de líderes empresariales, da cuenta de eso. El Índice de Confianza Empresaria Vistage alcanzó 83 puntos en el primer trimestre del año. El sondeo refleja las respuestas de 385 empresarios: CEOs, gerentes generales y dueños de empresas. De último cuatrimestre del año pasado al primero de este año el Índice de Confianza marca una baja de 11 puntos. Algunas de las conclusiones señalan:

-Sólo 12% de los empresarios espera que la economía esté mejor en los próximos 12 meses.

-El 56%  de los empresarios piensa que la economía argentina se comportó peor que hace un año atrás.

-78% cree que la rentabilidad se mantendrá igual o empeorará en los próximos 12 meses.

-El 32% cree que el principal problema de negocios de su empresa es la inestabilidad económica. Un 24% consignó que son “los mayores costos”.

Las malas perspectivas no se limitan a las percepciones de los empresarios. En abril, el Índice de Confianza del Consumidor que monitorea el Centro de Investigación y Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella volvió a caer. Se contrajo 3,2% respecto de marzo y se ubicó en un 35,7%. La confianza varía también en función del poder adquisitivo de los consultados: por nivel de ingresos del individuo, la confianza cayó 1,1% en el grupo de consumidores de ingresos más altos, y 5,4% en los consumidores con nivel de ingresos más bajos, siempre con respecto al mes de marzo.

El nivel de desconfianza que no logra revertir el gobierno está generando mucha preocupación entre los empresarios y ejecutivos cordobeses:

“Vemos una transición larga y no sabemos quiénes son los que vienen. No sabemos con quienes vamos a hablar. El tema hoy es que hoy falta un ancla económica y falta un ancla política. La verdad que en este contexto puede ser cualquiera presidente”, graficó un ejecutivo local a este medio.

Menos apoyo. La preocupación sobre el desarrollo de la economía para el corto y mediano plazo y fundamentalmente la posición en que pequeños empresarios, ahorristas e inversores quedan ante la fragilidad macro es un tema de análisis permanente y fue uno de los ejes de un encuentro que tuvo lugar esta semana organizado por el Centro de Estudios en Economía, Sociedad y Tecnología (Ceesyt) que dirige el economista Diego Dequino.

La propuesta era pensar opciones de inversión en pesos para tratar de ganarle a la inflación. Pero, además de repasar algunos instrumentos a los que se puede echar mano para “cubrirse lo más posible ante el aumento de precios” hubo interesantes lecturas sobre la coyuntura actual.

Uno de los puntos más interesantes fue la mirada que está teniendo la “city local” sobre la capacidad actual del gobierno de financiarse. En ese sentido, Gustavo Guelbert, presidente de Becerra Bursátil explicó en qué se fundamentos los temores y preocupaciones de agentes económicos:

“Hoy el principal problema de Argentina es la inflación, que es multicausal, pero que está fuertemente explicada por el déficit fiscal. Ese déficit hay que financiarlo. Argentina tiene cerrada la vía del financiamiento externo. Entonces le queda financiarse con una curva en pesos o apostar por el refinanciamiento, lo que se conoce como rollover”, explicó.

Y detalló que la tasa de rolleo venía bien pero en marzo el gobierno no pudo rollear todo lo que necesitaba. El gobierno venía captando 50% extra sobre lo que buscaba y en abril no pudo conseguir todo lo que buscaba. En ese sentido, esta semana hubo algo de luz: en la licitación del jueves 19 sí se consiguieron los fondos buscados, pero para eso la cartera del ministro Martín Guzmán tuvo que ofrecer una canasta con papeles más atractivos, con vencimientos más cortos y ajustados por CER. En concreto, se consiguió una renovación y una pequeña sobreoferta que es condición necesaria, pero no suficiente para poder hablar de un panorama despejado para los próximos meses.

En síntesis lo que están viendo en la city es una señal preocupante: “en abril el mercado no le prestó al gobierno todo lo que necesitaba. Esos problemas de financiamiento son normales para un gobierno que se está yendo. Pero el gobierno nacional está teniendo hoy los problemas de una gestión en retirada. Vemos un gobierno que está en retirada y está en retirada en malos términos. Tiene poca credibilidad, tiene un plan económico muy flojo y es el del Fondo y tiene pocas herramientas para dar vuelta variables de la macro como la inflación, la pobreza o el bajo nivel de reservas”, concluyó el analista.

Riesgo de reperfilamiento. Ante esta realidad y de cara a lo que se viene, un escenario que no se puede descartar es en un reperfilamiento de los papeles en pesos que vencerán más adelante. “Si al gobierno se le sigue complicando rollear la deuda el riesgo de reperfilamiento va a ser cada vez más alto. Con Macri pasó algo inédito, reperfiló deuda en pesos. Y ahora estamos ante una situación parecida. Hoy los privados ya no están dispuestos a tomar deuda larga. Si se analiza en términos objetivos, el nivel de endeudamiento no es alarmante para un gobierno consolidado o fuerte o con un plan económico sólido. El tema es que a este gobierno no le cree nadie, por eso no capta inversiones”, remarcó Guelbert.

Tasas e inflación. Sobre la mesa de análisis también se pusieron otros ejes. Uno, fue la viabilidad del uso de la tasa como ancla para la inflación. En ese sentido se remarcó que es clave encontrar el equilibrio para que ese instrumento sea disuasivo de la expectativa de devaluación, pero que no termine siendo un arma de castigo para la salud financiera de las pymes, como paso durante la gestión de Federico Sturzenegger en el Central. El otro punto muy debatido fue qué nivel de inflación es la esperada para este año. Y allí el diagnóstico fue tajante: el gobierno intenta asegurar una suba de precios del 60% (lo que supondría que en lo que queda del año la inflación mensual siempre debe dar por debajo del 4%), cuando lo más probable es que el piso sea del 68%. “Vemos un riesgo fuerte de que la inflación se espiralice y se ubique entre el 70% y el 100%. La inflación le va a ganar a todo”, se planteó en la presentación del Ceesyt.

Datos en la mira

-Un 56% de empresarios cree que la economía empeoró respecto 2021.

-La confianza de los consumidores de clase baja cayó 5,4%.

-En lo que va del año el Central solo pudo comprar US$650 millones.-El mercado cree que hay riesgo de reperfilamento.

-El piso de la inflación sería el 68%.

-La estimación de la city oscila entre el 70% y el 100% de inflación.

También te puede interesar

Noticias Relacionadas