contrarreloj:-economia-se-reunio-con-bancos-para-renovar-el-40%-de-la-deuda-en-pesos-que-vence-en-2022Economía 

Contrarreloj: Economía se reunió con bancos para renovar el 40% de la deuda en pesos que vence en 2022

Los hombres de Massa buscan captar fondos suficientes y llevar calma al mercado. La semana próxima vencen $ 250.000 millones.

23/11/2022 20:42

Actualizado al 23/11/2022 21:01

Atento a las luces de alerta que se prendieron en el mercado financiero, el Gobierno intensificó el diálogo con el sector privado. Los contactos proliferaron en los últimos días en reuniones encabezadas por el equipo del Ministerio de Economía con representantes de bancos y fondos comunes de inversión (FCI) en medio de esfuerzos por conseguir los pesos que hacen falta de cara a los últimos vencimientos del año por $ 645.711 millones.

Si bien los encuentros son habituales, las últimas charlas se enfocaron en afinar la mira para sostener la colocación de bonos en pesos en un escenario más adverso después del último canje de bonos en el que hubo una baja participación privada. “El cierre del año lo veo positivo, tuvimos un buen canje de deuda y estamos trabajando en instrumentos con otro perfil”, confirmaron fuentes de Economía.

La semana próxima vencen $ 250.000 millones -el 38,7% de lo que resta– y en diciembre, $ 390.000 millones. Pero Economía deber conseguir pesos también para cubrir el déficit, por lo que de acá a fin de año debería reunir $ 1,9 billones en total, según Quantum, la consultora de Daniel Marx. Sin embargo, si utiliza la caja acumulada en el año y recurre a la ayuda del Banco Central, la montaña de pesos bajaría a $1,122 billones, un monto igualmente desafiante.

En ese marco, la comitiva integrada por el jefe de Gabinete, Leonardo Madcur, el vicepresidente del Banco Central, Lisandro Cleri, el secretario de Finanzas, Eduardo Setti, y el titular de Aduana, Guillermo Michel, estuvo sondeando el clima en el sector financiero. En particular, para conocer la magnitud de la salida de fondos de los bonos ajustados por inflación (CER) y con qué instrumentos el gobierno podrá pasar las fiestas en paz.

Según fuentes del mercado, el Banco Central ya compró $ 300.000 millones de bonos en manos privadas para evitar un mayor desplome de sus valores. En el sector destacan que la cifra es bastante inferior a la adquisición de $ 1,3 billones durante la crisis de junio, que terminó con la renuncia de Martín Guzmán. Y que, ahora, el BCRA “se anticipó”, mientras que Finanzas ajustó las letras cortas (Lelites) que pueden comprar los FCI y mejoró tasas.

Pese a esos cambios, el Tesoro acumuló un fondeo neto de $ 33.000 millones en noviembre, solo un 16,5% por encima de los vencimientos. El acuerdo con el FMI prevé un piso de renovación del 30% superior a los pagos de deuda en pesos, de modo de cubrir también el déficit primario. De lo contrario, el Banco Central debería volver a prestarle fondos a Economía, una canilla que el organismo no quiere abrir, o endurecer más el ajuste fiscal.

Algunos banqueros creen que Massa “la está peleando”, pero sin inmolarse: “No vamos a exponernos aún más al sector público”, le dijeron. Prefieren las Leliq que emite el Banco Central, pese a que rinden menos que los títulos del Tesoro (107%). Tampoco descartan que el gobierno recurra a “zanahorias” y “garrote”, como ocurrió la semana pasada con la tasa de las LEDE a marzo (116,5%) y los cambios para que los bancos sumen un bono a sus encajes.

Otros actores del mercado creen que los riesgos son altos y que empezaron a reflejarse en la suba de los dólares paralelos. En Economía, atribuyen las presiones cambiarias a la salida de los fondos extranjeros, decepcionados con una inflación que en octubre (6,3%) resultó menor a lo que esperaban. En ese escenario, la apuesta oficial es sumar fondos de las grandes empresas, organismos públicos y prepararse para 2023, cuando vencen $10,4 billones.

Noticias Relacionadas