El truco del arroz, un mito: consejos para salvar un teléfono celular mojado

El celular forma parte de nuestra vida cotidiana, y como tal su uso se extiende hasta el baño. Esta claro que utilizarlo bajo entornos complejos hace que aumenten los riesgos y que el dispositivo pueda sufrir un accidente involuntario, tanto en la ducha como el inodoro, y caer al agua.

En principio, hay que tener en cuenta cuál es el daño que puede causarle al celular.

Al entrar en contacto directo con el agua, los componentes electrónicos sufren directamente la acción de la humedad. La placa tiene muchos «cables» y conectores juntos entre sí. Esto puede generar cortocircuitos y «quemar» un componente clave para su funcionamiento.

Humedad en la lente, líquido en la pantalla, audio alterado -o directamente sin audio- y pin de carga incapacitado son otras de las consecuencias de sumergir el teléfono.

La gran mayoría de los dispositivos actuales pueden sobrevivir a volúmenes de líquido más pequeños, como cuando un vaso se vuelca encima. De ahí que casi todos los teléfonos de Apple y Samsung cuenten con una tira indicadora de daños/contacto de líquidos ubicada dentro de la bandeja donde se coloca la tarjeta SIM.

Del mito del arroz al gel sílice: consejos para salvar tu teléfono

El truco del arroz tiene más de mito que de realidad. (Foto: Shutterstock)El truco del arroz tiene más de mito que de realidad. (Foto: Shutterstock)Consultado por Clarín, una fuente del área técnica de Samsung Electronics se refirió al tema de forma contundente: «No existe una solución casera infalible para un equipo que se moja y no es resistente al agua».

“Usualmente, hay partes del circuito que tienen protecciones contra este tipo de fallas. Y se apagan automáticamente. Esta es parte de la salvación del dispositivo. Si la parte de la electrónica que entra en corto tiene una protección, basta con dejar que se seque bien. Quizás con la idea del arroz u otras alternativas. Si no existe esta protección y no se seque bien, el teléfono deja de funcionar”, aclaran.

Por eso, cuando el teléfono cae al agua será crucial secarlo por fuera de la mejor manera que podamos, idealmente con un paño de microfibra o servilletas. Cuantos menos segundos se tarde más oportunidades tendremos de salvarlo.

Asimismo, los técnicos consultados por Clarín concluyen que es clave evitar a toda costa utilizar secadores de pelo, caloventores, estufas, hornos, entre otros. En síntesis: evitar cualquier contacto con una fuente de calor o dejarlo al sol.

«Si el agua se evapora pero no sale del celular, puede condensarse luego en otra parte del teléfono. Entonces parece seco, pero al poco tiempo puede fallar», dicen desde Samsung.

Una vez afuera, si estaba apagado no hay que encenderlo; lo mismo que si se apagó para comprobar si aún funciona. También habrá que quitarle la tarjeta SIM y su correspondiente bandeja, de esta forma evitaremos cortocircuitos y generar más daño interno aún.

Generalmente, cuando ocurren estos incidentes el usuario cree que la solución bien puede estar en internet. Uno de los consejos comunes que pueden encontrarse está en colocar el dispositivo mojado en un recipiente colmado de arroz. Esto podría funcionar en caso de apuro y desesperación, pero es un método que puede causar más problemas.

Si bien el arroz es absorbente, es incapaz de recolectar toda la humedad oculta en lo profundo de un celular mojado, por lo que solo sirve como una solución parcial.

Como el arroz cambia de estado a blando y pegajoso a medida que absorbe el agua, esto podría adherirse en los puertos o los bordes del dispositivo teléfono. Por eso, los expertos no lo recomiendan. De hecho, no es más que un mito que se vaya a secar y arreglar.

Por eso, la receta revolucionaria para estos casos es buscar gel de sílice. Se trata de las bolsitas pequeñas que vienen en productos nuevos como botellas, zapatillas, electrodomésticos que siempre descartamos pero son muy útiles para estas ocasiones. Este gel es ideal para absorber la humedad en caso de accidentes con el celular.

«Tenemos que tener en cuenta que, dependiendo de la cantidad de agua a la que se haya expuesto el producto, lo podamos dejar reposar en estas pequeñas bolitas la mayor cantidad de tiempo posible, desde un mínimo de 10 horas de corrido y, en lo posible, un día completo«, reconocen los especialistas.

«El principal consejo que le damos a los consumidores de nuestros productos que no posean resistencia al agua es que se acerquen a un centro de servicio para que cualquiera de nuestros técnicos pueda evaluar el daño del equipo y recomendar que se puede hacer con cada caso», resumen desde Samsung.

Foto: ShutterstockFoto: ShutterstockTras haber esperado un plazo considerable, llegará el momento de volver a encenderlo. Si no sucede nada y el teléfono tiene batería removible, habrá que quitársela y conectar el teléfono al cargador. Si no es así, pero enciende y se observan fallas en la pantalla o se escuchan mal los parlantes, es posible que aún quede algo de agua en el dispositivo y habrá que repetir el proceso de secado.

En caso que nada de estas recomendaciones funcione, el consejo que ofrecen compañías como Samsung con los productos que no posean resistencia al agua es el Servicio Técnico, para que pueda evaluar el daño del equipo y recomendar que se puede hacer con cada caso.

Qué es la protección IP68 y por qué debería tenerlo tu celular

Celular agua water resistantCelular agua water resistantEn los últimos lanzamientos de la industria mobile se ven cada vez más modelos que cuentan con clasificación IP68, sin que esto incremente su precio final. Justamente, la sigla «IP» significa «Ingress Protection» o «International Protection», y se utiliza para calificar la capacidad de un dispositivo para resistir la entrada de elementos como agua y polvo.

El primer número en la clasificación IP68 (el «6») se refiere a la protección contra polvo. En este caso, un «6» significa que el dispositivo está completamente sellado y protegido contra la entrada de polvo. No se permite la entrada de polvo en cantidades perjudiciales.

El segundo número en la clasificación IP68 (el «8») se refiere a la protección contra el agua. Un «8» indica un alto nivel de resistencia al agua. En términos prácticos, un dispositivo con una clasificación IP68 debería ser capaz de resistir la inmersión continua en agua a una profundidad determinada y durante un período prolongado sin sufrir daños.

Algunos dispositivos desarrollados por Apple, Samsung, Motorola o Xiaomi que se comercializan en Argentina pueden resistir la inmersión en agua a una profundidad de varios metros, mientras que otros pueden estar diseñados solo para resistir salpicaduras o inmersiones poco profundas.

En el caso de los iPhone 13, 14, 15 y SE cuentan con protección IP67 e IP68, respectivamente. Esto significa que los equipos de Apple pueden sobrevivir sumergidos entre uno a seis metros bajo agua dulce por un lapsus de 30 minutos.

Por parte de los Android aparece el «tanque» de Samsung Galaxy S23 Ultra, Samsung Galaxy S21 FE y Samsung Galaxy S20 FE 5G. Motorola lanzó recientemente los Edge 40 y Edge 40 Pro; y la marca china Xiaomi Redmi Note 12 Pro 5G.

No obstante, los usuarios con dispositivos con esta clase de certificación deben tener en cuenta que no es una medida absoluta y puede variar de un dispositivo a otro.

Sin embargo, aquellos que no estén certificados, si se encuentran daños por líquidos en el interior, es probable que la garantía no lo cubra.

SL

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Nos sorprenden: el ambicioso objetivo del funcionario que abre su campo a cientos de jóvenes

Hernán Javier Gonzalo Halavacs se define, ante todo, como...

La lista de perros y gatos perdidos en Jujuy

Cada día decenas de mascotas se extravían...

Se juega la final del Mundial de Edificios que coronará como campeón al favorito de Buenos Aires

Desde una cuenta especializada en fotos antiguas de la...