En Jujuy, la falta de provisión y precios restringen el acceso a la alimentación

Isaac Rudnik, director del ISEPCI, sostuvo que el panorama social y económico complicado deriva del proceso electoral actual. Además, sostuvo que en el país la malnutrición infantil oscila entre el 39% y el 44%. La cada vez más difícil situación económica de la población se evidencia en volatilidad de precios, inflación creciente, malnutrición y falta de provisión de alimentos, cuestiones comentadas por el director del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana, Isaac Rudnik, quien dijo que el panorama actual a nivel nacional y provincial “es producto del proceso que se viene dando en los últimos meses, el proceso electoral, que de alguna manera ha agravado la incertidumbre, la volatilidad de la situación y los precios en particular, y obviamente, la disputa política va teniendo una influencia importante en esta situación de incertidumbre, de no tener claro las pequeñas y medianas empresas, que tienen una situación compleja porque, de alguna manera, están a mercede de decisiones, por un lado más macro, de parte del gobierno, y también decisiones que afectan al conjunto de la economía de los grupos más concentrados, que son los que efectivamente influyen fuertemente sobre los precios, los que llamamos formadores de precios, tanto en las cadenas de producción como de comercialización”.

En ese contexto, dijo que “algunos proveedores tienen la actitud de no proveer productos que tradicionalmente comercializan con pequeños y medianos negocios. Otros tienen la decisión de proveer la mercadería pero sin precio, fijándolo a futuro. Es una situación compleja para el pequeño comerciante porque no sabe a qué precio tiene que vender”.

Preocupación por la inseguridad alimentaria: proveedores y distribuidores sin precios

Hay consolidado un porcentaje de malnutrición en esas franjas etarias que oscila de acuerdo a las provincias de entre el 39% y 44%. Hay algunas que tienen un porcentaje mayor de niños que tienen malnutrición, sobre todo obesidad y sobrepeso, consecuencia de muchos años de tener alimentaciones deficientes. Obligados a consumir alimentos que no son ricos en proteínas minerales y vitaminas indispensables para esa etapa del crecimiento van dejando de lado el consumo de esos productos consecuencia de los precios altos que tienen los mismos por una dieta en donde predominan hidratos de carbono, grasas y harinas, que tienen la posibilidad de evitar el hambre llenar la panza pero no proveen nutrientes indispensables”, añadió.

Además, sostuvo que “los niveles de pobreza e indigencia de alguna manera son confluyentes con los niveles de malnutrición en niños y adolecentes. Los recursos que reciben las personas y familias, un porcentaje de alrededor del 40% de la población, son insuficientes para bancar el conjunto de los gastos indispensables de toda la familia con niveles de indigencia, que son las familias y personas que no tienen recursos suficientes ni para adquirir sus alimentos indispensables, en el orden que va del 8% al 13% de acuerdo a lo que sucede en diferentes aglomerados provincias. En el país la pobreza es de alrededor del 40% y los niveles de indigencia están cerca del 10%.”

pobreza.jpg

Fuente: Google

Fuente: Google

Más Noticias

Noticias
Relacionadas