Afirman que la mayoría de los abusos sexuales se producen en la zona de Valles

Elena Meyer, de la Consejería de Salud Sexual del Ministerio, comentó casos de mujeres abusadas en fiestas. Indicó que la mayoría de embarazos no deseados en este contexto se producen en la zona de Valles. Elena Meyer, referente de la Consejería de Salud Sexual del Ministerio, comentó casos de embarazos no deseados de mujeres abusadas en fiestas, señalando que “el año pasado tuvimos tres consultas, este año otra vez, y atendemos el 20% del total de casos que se tienen en la provincia, de mujeres que concurren con esta problemática: embarazos no deseados producto de una violación. Manifiestan que fue en alguna fiesta donde concurrieron, donde les ofrecen todo gratis y les pusieron alguna droga o químico en la bebida y habían sido abusadas. Son situaciones complejas, con mucha vulneración, y sucede a mujeres de distintas edades. Vienen por un embarazo luego de un abuso sexual o relación no consentida y recuerdan algo estaban bajo la influencia del alcohol”.

“Cuando son mayores de edad, si hay un delito grave se puede hacer una denuncia si está en riesgo la vida de la mujer. Si es un caso de abuso es de instancia privada y no tiene la obligación de denunciar. Para acceder a una intervención de embarazo tampoco tiene la obligación de denunciar, firma una declaración jurada y con eso alcanza. Estas chicas, que en su mayoría son mayores de edad, no denuncian porque concurrieron a fiestas que algunas ni siquiera recuerdan en qué lugar fueron. (Se da) mucho en la zona de los Valles”.

Aumentó un 20% las consultas por embarazo no deseado fruto de un abuso

Concurren y saben que pueden acceder a una interrupción de embarazo, o consulta por el miedo a tener algún contagio, que les haya pasado algo. Se animan a hablar y saben a qué lugares pueden ir abiertamente a manifestar el tema. De a poco vamos haciendo visibles los lugares y no es que por la misma consulta que hagan las atenderán de la misma manera: en muchas (instituciones) siguen culpando a la mujer”.

Los casos, de acuerdo a la profesional “según refieren ocurren en casas privadas; uno no sabe si los organizadores alquilan o son propietarios, y se debería investigar y controlar. Uno llega a pensar que hay complicidad, de cierta manera, para que estas cosas ocurran”.

Para denunciar el hecho “(las mujeres) tienen que tener un abogado privado y en general son de escasos recursos que no pueden contratar uno. El Estado no está presente en estas cuestiones”.

“Muchas veces, por su propia cuenta, van a alguna consulta, toman la pastilla de emergencia o tratan de resolver la situación lo más pronto posible. Lo importante es que vayan a una guardia en el momento en que se dieron cuenta (de lo ocurrido), no dilatar nada”.

“La pastilla de emergencia es un medicamento que tiene que estar en todas las guardias y centros de salud y se la tienen que dar a la persona que la solicita, así no quiera dar su nombre. Eso dice la normativa”, explicó la profesional.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas