Continuamos o no?: dudas, quejas y confusiones de Victoria Villarruel y Agustín Rossi ante el formato del debate

Victoria Villarruel y Agustín Rossi protagonizaron en la noche de este miércoles un debate televisivo tenso. Los respectivos compañeros de fórmula de Javier Milei y Sergio Massa hablaron muchas veces en simultáneo, sin escucharse, buscando imponer su idea por encima de la del otro y superponiendo sus voces. Y al mismo, desconocieron que parte del formato propuesto desde la producción de TN que ellos aprobaron implicaba esa lógica.

En ese escenario, se dio pie a momentos de dudas, quejas y confusiones, que tuvieron que ser evacuadas por los moderadores, los periodistas Marcelo Bonelli y Edgardo Alfano.

La primera de esas situaciones se dio en los primeros instantes del programa, cuando el tema a tratar, formalmente, era “Economía y Trabajo”, pero la discusión había oscilado hacia las relaciones exteriores del actual Gobierno y a las que podría ejecutar una eventual gestión conducida por La Libertad Avanza.

«Bueeeeeeenoooo, bueeeeeenoooo… si cada vez que voy a hablar me van a interrumpir…», comenzó a reprochar Rossi ante los conductores.

Vamos a extender un poquito, respétense”, aclaró Bonelli, luego de una enfática intervención de Villarruel. “Simplemente quisiera que no me interrumpan cuando estoy hablando”, se quejó el candidato de Unión por la Patria, que pensaba tener la palabra cuando era un tiempo de debate libre.

La libertaria, con el tono decidido que mantuvo durante toda la velada, le espetó: “Bueno es un debate, Rossi. Si viniste a un monólogo, lo siento”. Rossi, que buscó mostrarse sereno en todo momento, respondió: “No quiero monologar, simplemente no quiero que ocupes todo el tiempo”.

“Es un debate”, insistió Villarruel, quien al finalizar la cita se permitió ironizar con la postura que adoptó su rival al decir que “le tiraron un dardo tranquilizante para que no se exaltara». “Ya sé que es un debate, no sé qué me decís”, dijo Rossi, encogiendo los hombros y con sus palmas hacia adelante.

Bonelli le puso fin a la cuestión. “A ver, 30 segundos a cada uno para cerrar”, indicó. Minutos después, el conductor debió volver a intervenir y remarcar que “la única regla es que se respeten”. El clima era denso y las quejas aumentaban frente y detrás de cámara.

No fue suficiente. Siguieron en discusión y llegó la queja entonces, de la candidata libertaria. «Está difícil también que él (por Rossi) retruque…«, deslizó Villarruel cuando el candidato oficialista le planteó que explique cómo generar puestos de trabajo sobre el filo de los tiempos cumplidos.

Decisión salomónica de los conductores: llamaron a los asesores para que ingresen a asistir a los candidatos y cambio de tema.

Video

Lo hicieron prácticamente hablando en simultáneo, sin escucharse, buscando imponer su idea por encima de la del otro superponiendo sus voces.

Más tarde llegó el turno del segmento donde debatieron libremente sobre “Justicia, Derechos Humanos y Transparencia”. Allí Rossi y Villarruel continuaron con las acusaciones cruzadas en un tono más enérgico. El oficialista, además, como en el debate anterior a las elecciones generales, fallaba en condensar un cierre para sus ideas en los tiempos acordados.

El silencio incómodo en el debate de TN y un remate cómplice

¿Se pueden escuchar?”, solicitó Bonelli luego de que Villarruel acusara a Rossi de “vender humo” y recibiera como respuesta que había “reivindicado la dictadura”. Eran momentos que las voces de ambos candidatos coincidían en tiempo y espacio.

“Le pido a los dos que se respeten porque si no, no se entiende. Por favor”, se quejó el moderador.

Un silencio incómodo invadió entonces el estudio de TN donde se llevó a cabo el debate. “Adelante, continúen”, pidieron Edgardo Alfano y Bonelli.

Fue entonces que Villarruel, con una sonrisa sobre su rostro, preguntó: «Bueno, ¿continuamos o no?». La interrupción había dejado en evidencia que los candidatos ya estaban mareados con los cambios que proponía el formato que, si bien había sido aprobado por las partes en la previa, era más vertiginoso para seguir durante el vivo.

Tras recibir la respuesta afirmativa, la candidata libertaria justificó la actitud de ambos. “Estábamos enfervorizados”, argumentó, tal vez en el único momento del debate en el que se mostró amable y cómplice con su rival Rossi.

“Respétense entre ustedes”, pidió Bonelli por enésima vez. Y le dio paso a la postulante de La Libertad Avanza para continuar con su exposición en una noche tensa.

ES/DS

Más Noticias

Noticias
Relacionadas