Juan Carlos Pallarols revela detalles de cómo será el bastón presidencial de Javier Milei: la guerra de orfebres y el león de la polémica

«Sin melenita«, bromea el legendario orfebre Juan Carlos Pallarols, quien desde hace 40 años se encarga de realizar el bastón de mando que se usa en cada ceremonia de asunción de los jefes de Estado. La frase surge como anécdota del insólito cruce mediático que tuvo, hace dos meses, con el entonces candidato presidencial de La Libertad Avanza, Javier Milei, quien lo acusó de «mentiroso», haciendo estallar una guerra mediática en torno al bastón presidencial.

A dos semanas para la asunción de Milei y en medio de días vertiginosos en el equipo del libertario, ante la formación de un nuevo gabinete, Pallarols contó a Clarín que los entredichos entre ambos quedaron atrás y aseguró que el presidente electo usará el bastón que fue confeccionado por él y cincelado por «4 millones y medio de personas» a lo largo y ancho de la Argentina.

«Me llamó la nueva canciller, Diana Mondino, y me dijo que ella se iba a ocupar de la entrega del bastón por pedido de Javier Milei. Le pregunté si él quería algún detalle personal y me dijo ‘por ahora no lo decidió’. Si es que quiere algo, me lo va a indicar, pero me dijo ‘él no quiere leoncitos ni ninguna cosa así’», detalló el histórico orfebre.

Ante la consulta de este diario, desde el equipo de comunicación de La Libertad Avanza se limitaron a responder que no estaban al tanto de las conversaciones entre Pallarols y Mondino, quien tampoco contestó la inquietud.

Juan Carlos Pallarols cincelando la empuñadura del bastón presidencial. Foto: Cecilia ProfeticoJuan Carlos Pallarols cincelando la empuñadura del bastón presidencial. Foto: Cecilia ProfeticoLas dudas respecto de si Milei utilizaría la pieza diseñada por Pallarols radican en que, a principios de septiembre, el libertario salió al cruce del platero por un comentario del artista que se viralizó en redes sobre un presunto bastón hecho a pedido con «una melenita». Eso hizo explotar al economista, quien había dicho que, en caso de ser electo, pediría que los atributos presidenciales sean confeccionados por otro orfebre.

Con 40 años de experiencia en la elaboración de este tipo de insignias, Juan Carlos Pallarols volverá a encargarse del bastón que se usará en la asunción presidencial del próximo 10 de diciembre, a pesar de que el Milei cuenta con otros dos bastones a su disposición. «Antes de que lo entregue, el 5 de diciembre, me dirán si quiere que le ponga sus iniciales o algo. Hay tiempo porque es un trabajo que me puede llevar dos o tres horas», indicó.

Raúl Alfonsín al entregarle el bastón de mando a Carlos Menem en julio de 1989. Foto: Archivo ClarínRaúl Alfonsín al entregarle el bastón de mando a Carlos Menem en julio de 1989. Foto: Archivo Clarín«El bastón lo estoy terminado y ya tengo hecho hasta el estuche donde debe ir, con los huecos para poner las manos a la hora de la entrega. Todo el mundo se pone a hacer bastones de mando y no saben cómo se entrega y después se arman líos», lanzó el célebre platero.

En los últimos días, otras dos propuestas de bastón salieron a la luz: se trata de una versión hecha por el hijo de Juan Carlos Pallarols, Adrián, y otra realizada por el orfebre santafesino Santiago Marsilique, seguidor y votante de «las fuerzas del cielo», como Milei denomina a su partido La Libertad Avanza. En ambos casos se incluye la imagen de un león, animal con el que eligió representarse el líder libertario.

El bastón presidencial diseñado por el orfebre santafesino Santiago Marsilique. Foto: TélamEl bastón presidencial diseñado por el orfebre santafesino Santiago Marsilique. Foto: TélamEl bastón diseñado por Marsilique, que tuvo la aprobación de los seguidores libertarios en las redes sociales, incluye una cabeza de león dominando la pieza y una frase del himno nacional: «Oíd mortales el grito sagrado, Libertad, Libertad, Libertad«.

En tanto, otra propuesta más tradicional es la de Adrián Pallarols, que también incluye una imagen del felino, pero mucho más pequeña.

El bastón presidencial diseñado por el orfebre Adrián Pallarols. Foto: InstagramEl bastón presidencial diseñado por el orfebre Adrián Pallarols. Foto: InstagramMientras trabaja en su taller del barrio de San Telmo, frente a la mítica Plaza Dorrego, Juan Carlos Pallarols cuenta anécdotas acerca de los distintos pedidos que recibió de ex mandatarios, entre los que destaca la solicitud de Carlos Menem, quien le encargó que le grabara un sol en homenaje a su hijo Carlitos, que había muerto semanas antes de que asumiera su segundo mandato. «El sol lo copié de un cuaderno que Menem me mostró de su hijo cuando iba a la escuela primaria», agregó.

Si bien indicó que «está fuera de todos los protocolos» que el bastón cuente con la imagen de un león, porque simboliza «el poder» de Gran Bretaña y Argentina «se enfrentó ante un león en las Islas Malvinas», el platero dejó abierta la posibilidad de incluir la imagen si así se lo requieren.

«Un león en el bastón de mando es el símbolo del contrario. Si Milei me dice que le haga una siluetita de un león, se la voy a hacer lo más disimulada posible. Lo hago por respeto a los 4 millones y medio de personas que trabajaron en el bastón y por un homenaje al 55 por ciento que lo votaron. Los verdaderos dueños del bastón son los argentinos, no es el Presidente ni lo soy yo», argumentó.

«Si Milei me dice que le haga una siluetita de un león, se la voy a hacer lo más disimulada posible», indicó Juan Carlos Pallarols. Foto: Cecilia ProfeticoEl célebre orfebre, sexta generación dedicada a un oficio que aprendió de su padre Carlos, reiteró su posición respecto de que el bastón de mando debe seguir un modelo «institucional» como el prototipo que fue aprobado en el año ’83 y no basándose en los criterios de cada presidente electo. «Es como querer cambiar los colores de la bandera», comparó.

Ante la aparición de otros dos bastones de mando, uno realizado nada más ni nada menos que por su hijo Adrián, Pallarols consideró que «habría que volver al sistema antiguo donde se hacía una licitación y tenían la posibilidad de participar todos los artesanos que estuvieran capacitados para hacerlo».

«Desde el ’83 nace una historia muy limpia, transparente. Yo no soy proveedor del Estado, no le vendo nada, simbólicamente lo cobro $1 porque los funcionarios públicos no pueden recibir regalos», explicó.

Carlos Menem junto Fernando De la Rúa en diciembre de 1999. Foto: Archivo ClarínCarlos Menem junto Fernando De la Rúa en diciembre de 1999. Foto: Archivo ClarínEn otro tramo de la charla, Pallarols destacó el carácter «federal» en la elaboración: «Nadie quiere hacer el bastón de mando como lo hago yo, porque recorro el país dos o tres veces para que participen la mayor cantidad de ciudadanos posibles. Tengo amigos por todos lados, que me ayudan con los hoteles y la nafta. Entonces, me pude dar el lujo de hacer trabajar casi a 5 millones de personas en todas las provincias».

«Es un placer tan grande hacer el bastón, sobre todo compartirlo con la gente. Es muy emocionante ver cuando la gente está golpeando la empuñadura y le caen lágrimas», relató el afamado artesano.

Néstor Kirchner al entregarle el mando a Cristina Kirchner en 2007. Foto: Archivo ClarínNéstor Kirchner al entregarle el mando a Cristina Kirchner en 2007. Foto: Archivo Clarín

¿Cómo se confecciona un bastón presidencial?

Desde el retorno de la democracia, en 1983, cada bastón de mando es prácticamente idéntico, a excepción de alguna inscripción que son solicitadas por sus futuros destinatarios.

Los bastones se confeccionan con madera de urunday, el metal utilizado es la plata y su tamaño promedio es de 90 centímetros. El prototipo también lleva 24 cardos, uno por cada provincia más la Capital Federal, sumado a tres pimpollos sin florecer, en alusión a las Islas del Atlántico Sur.

«La madera que se utiliza es urunday. Es una madera noble porque no se corrompe y se mantiene recta, una característica que debería copiar cada Presidente«, expresa Pallarols, quien aclara que para confeccionar el bastón que utilizará Milei se recurrió a una madera de urunday proveniente de un árbol centenario que estaba emplazado en el parque del Campus de la Universidad Nacional del Nordeste, en la provincia de Corrientes.

Néstor Kirchner al asumir su mandato en mayo de 2003. Foto: Archivo ClarínNéstor Kirchner al asumir su mandato en mayo de 2003. Foto: Archivo ClarínEn la confección de cada bastón está la marca del pueblo ya que, desde sus inicios, Pallarols decidió que los ciudadanos formen parte del proceso de elaboración. Si bien en el comienzo solo eran unos pocos, con el paso de los años fue tomando una visión más federal, por lo que comenzó a viajar por el país para que millones de argentinos pudieran cincelar la empuñadura, es decir darle un pequeño golpecito para dejar su huella.

Además, los ciudadanos pueden dejarle un mensaje al futuro Presidente en «El libro del pueblo», que es aquel que recibe cada jefe de Estado con reflexiones y peticiones realizadas por cada uno de los que participaron del proceso de elaboración.

Cristina Kirchner en 2011, oportunidad en la que los atributos presidenciales se los entregó su hija Florencia. Foto: Archivo ClarínCristina Kirchner en 2011, oportunidad en la que los atributos presidenciales se los entregó su hija Florencia. Foto: Archivo ClarínDespués de 40 años a cargo de elaborar los bastones presidenciales, Juan Carlos Pallarols plantea en interrogante acerca de si continuará la tradición, pero inmediatamente lo aclara: «Todo depende de mi salud, tengo 81 años».

Alberto Fernández al tomar posesión del mando en diciembre de 2019. Foto: Emmanuel Fernández Alberto Fernández al tomar posesión del mando en diciembre de 2019. Foto: Emmanuel Fernández «Por ahora voy a seguir, no quiero aflojar porque sería un mal ejemplo. Cuando todos los jóvenes están llamándonos a seguir trabajando y apostaron a una cosa diferente, cómo yo voy a aflojar», reflexiona el célebre platero.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas