viernes, 12 julio, 2024

Fórmula jubilatoria: oficialismo quiere pasar al nuevo sistema reconociendo la mitad de inflación

El debate sobre la nueva fórmula de movilidad jubilatoria empezó en la Cámara de Diputados con primer logro para el oficialismo, que dejó sin quórum la sesión especial impulsada por la oposición y ganó tiempo para perseguir el objetivo de que el empalme entre la fórmula actual y la nueva que regiría a partir de abril tenga un aumento de base inferior a la inflación de los meses previos.

Esa es la intención del Gobierno de Javier Milei, quien ratifica que la nueva fórmula no debe ir en contra de su plan de déficit cero y «no puede estar escindida de la reforma laboral». En ese marco, el objetivo es que el tema forme parte de la discusión sobre la Ley ómnibus que intenta retomar y, para todo ello, necesita un acuerdo con gobernadores.

Por esa razón el oficialismo vivió como un primer triunfo el haber frustrado la sesión que intentó llevar a cabo este miércoles el bloque Hacemos Coalición Federal que lidera Miguel Pichetto, cuyo proyecto plantea que la nueva fórmula contemple en el primer mes de aplicación el 20,6% de inflación de enero y que se trate por fuera de la Ley ómnibus, mientras que el Gobierno quiere que en el empalme la suma adicional sea del 10%.

Con esa diferencia como telón de fondo, La Libertad Avanza dio un paso clave para poder manejar los tiempos del debate al convocar para la tarde del mismo miércoles a la Comisión de Previsión Social con el fin de que la nueva fórmula de movilidad jubilatoria sea discutida durante los próximos días en ese ámbito y no directamente en el recinto, donde tiene más dificultades por falta de número.

Nueva fórmula jubilatoria: ¿cómo logró el oficialismo manejar el debate de Diputados?

La convocatoria a la Comisión de Previsión Social, que eligió como presidenta a la radical Garbiela Brouwer de Koning pero pasó a un cuarto intermedio para designar al resto de las autoridades, fue el movimiento clave con el que el oficialismo desactivó la sesión especial porque, a la previsible ayuda del PRO para dificultar el quórum de 129 presentes, sumó sorpresivamente a la UCR.

Si bien en la bancada de Pichetto, según indicaron a iProfesional, no había una voluntad unánime de aprobar en la misma sesión su proyecto para imponer la nueva fórmula jubilatoria (lo que además era numéricamente casi imposible) sino instalar el tema y apurar al Gobierno a resolverlo lo más rápido posible, la convocatoria de la comisión por parte del oficialismo hizo que 29 de los 34 diputados radicales no bajaran al recinto.

Al convocar a la Comisión de Previsión Social para debatir el tema el oficialismo desactivó la sesión especial 

Pero además, tampoco colaboraron con el quórum los diputados de Hacemos Coalición Federal que responden a los gobernadores de Córdoba, Martín Llaryora, y de Entre Ríos, Rogelio Frigerio, lo que constituye un guiño favorable a los planes del oficialismo, que precisamente busca un acuerdo con los jefes provinciales para construir una mayoría en la Cámara de Diputados.

La situación hizo que los presentes de Hacemos Coalición Federal, más la bancada kirchnerista Unión por la Patria y el Frente de Izquierda no alcanzaran el quórum. La Libertad Avanza consiguió así trasladar la discusión a la Comisión de Previsión Social, aunque el camino por delante será agitado.

El diputado de la Coalición Cívica Juan Manuel López fue el encargado de expresar el reclamo del bloque de Pichetto para que haya un dictamen de comisión dentro de los próximos 15 días. Además, reclamó que el Gobierno «corra esta discusión de los jubilados de la disputa legítima que hay entre la Nación y las provincias» porque «los jubilados no pueden ser rehenes de esa discusión, no tienen nada que ver con la Ley ómnibus«.

La pelea de fondo: el empalme entre la fórmula actual y la nueva

Con ese planteo sobre la mesa y un primer guiño de los gobernadores de la oposición dialoguista, el oficialismo llega al debate en la Comisión de Previsión Social con la misión central de que el empalme entre la fórmula actual que heredó del gobierno de Alberto Fernández y la nueva no complique las cuentas de Milei y el ministro de Economía, Luis Caputo.

El ministro del Interior, Guillermo Francos, explicó en declaraciones radiales que el cambio que plantea el Gobierno es que las jubilaciones se ajusten a partir de abril por el Índice de Precios al Consumidor (IPC), pero que la idea es «poner un 10% más el ajuste que corresponde, y a partir del mes siguiente ajustar por el IPC».

De este manera, el empalme entre la fórmula que estará vigente hasta fin de marzo y la que regiría a partir del 1 de abril contemplaría apenas la mitad de la inflación de enero, que fue del 20,6%, lo cual choca con lo que plantea el proyecto de la Coalición Cívica.

El Gobierno busca ahora un acuerdo para que el empalme con la nueva fórmula no afecte el plan de déficit cero de Milei 

Esa iniciativa propone que las jubilaciones se actualicen mensualmente según la viariación del IPC «correspondiente al segundo mes inmediato anterior al de la prestación a actualizar» y que además la primera actualización «deberá ser complementada con un aumento generalizado de las prestaciones del 20,60%». Es decir, otorgar en abril la totalidad de la inflación de enero y que la movilidad de ese mismo mes se ajuste según el índice de febrero.

La Libertad Avanza intentará evitar esta fórmula que contradice la línea que ya marcó públicamente el Presidente y para ello necesita cerrar un acuerdo con gobernadores que tengan influencia en los diputados (como mostraron Frigerio y Llaryora). La UCR, en tanto, dará el debate en la comisión pero todavía discute internamente su postura frente al cambio de fórmula.

El rol clave del PRO para el Gobierno en el debate

El oficialismo cuenta además con la asistencia del bloque PRO que encabeza Cristian Ritondo. La bancada tiene un proyecto propio de movilidad jubilatoria pero ya se mostró alineada con el objetivo que trazó Milei al plantear que la nueva fórmula «garantice el bienestar a los jubilados de forma sostenida en el tiempo».

La iniciativa del PRO, presentada por María Eugenia Vidal, propone que la movilidad de los haberes previsionales se ajuste «mensualmente en base a la variación del Índice de Precios al Consumidor» y que «si esta variación no hubiera sido positiva no se aplicará ajuste alguno», es decir que los aumentos correrían hasta que la inflación sea 0.

Además, establece que «adicionalmente en el mes de marzo de cada año se aplicará» un aumento del «30% de la variación de la Remuneración Imponible del Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE) por sobre la variación del IPC entre los meses de diciembre y los dos años previos».

Más allá de la letra del proyecto, la intención del PRO es facilitarle al Gobierno en la Cámara de Diputados el plan de que el empalme entre la fórmula de movilidad jubilatoria actual y la nueva tenga un aumento que no choque con los objetivos fiscales de Javier Milei. El debate en la Comisión de Previsión Social recién empieza y el escenario para la votación todavía está abierto.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Bajó el consumo de servicios públicos

La recesión doméstica se manifestó también en el Indicador...

Indignación total: llevaron a su perra a la veterinaria para sacarle un diente y terminó muerta

“Kia estaba en perfecto estado”, afirmaron las dueñas de...