lunes, 22 julio, 2024

El INTA lanzó un revolucionario biofertilizante para maximizar la eficiencia en la producción vegetal

El innovador estimulante biológico fue desarrollado por investigadores del instituto, promete mejorar significativamente el crecimiento de los cultivos.

Desde el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) presentaron un nuevo biofertilizante que promete mejorar la eficiencia en la producción vegetal. (Foto: INTA).

Desde el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) presentaron un nuevo biofertilizante que promete mejorar la eficiencia en la producción vegetal. (Foto: INTA).

Un equipo de investigadores del Instituto de Microbiología y Zoología Agrícola (IMyZA) del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) realizó el lanzamiento de Azotobac, un biofertilizante diseñado para optimizar el crecimiento y desarrollo de los cultivos vegetales.

Desarrollado con base en años de investigación y experimentación, Azotobac presenta una fórmula única que combina dos bacterias de vida libre, Azotobacter salinestris y Bacillus megaterium. Estos microorganismos, habituales en los suelos agrícolas, fueron cuidadosamente seleccionados por su capacidad para potenciar los mecanismos de promoción del crecimiento vegetal.

Leé también: La “revolución” de la burlanda: mejora la nutrición bovina y transforma la calidad de la carne

El doctor Carlos Piccinetti, investigador principal del proyecto, destacó la singularidad de este biofertilizante: “Azotobac aprovecha los recursos naturales del ambiente para mejorar la eficiencia de los cultivos. Al actuar en la solubilización de fosfatos, la producción de fitohormonas y la fijación biológica de nitrógeno, este producto ofrece una solución integral para los desafíos de la agricultura moderna”.

¿Querés recibir más información sobre el campo?

Suscribite acá

A su vez, una de las principales ventajas de Azotobac radica en su capacidad para promover una implantación más rápida y robusta de los cultivos. Según Piccinetti, esta fase inicial es crucial para el rendimiento final de las cosechas, ya que influye significativamente en su capacidad para enfrentar adversidades climáticas y alcanzar su máximo potencial productivo.

Carlos Piccinetti encabeza el equipo de investigación del Instituto de Microbiología y Zoología Agrícola (IMyZA) del INTA. (Foto: INTA).

Carlos Piccinetti encabeza el equipo de investigación del Instituto de Microbiología y Zoología Agrícola (IMyZA) del INTA. (Foto: INTA).

Una herramienta alternativa para reducir la fertilización química

En este contexto, el reciente avance en biofertilizantes presenta una innovación significativa en el campo de los bioinsumos agrícolas, según señaló el investigador a cargo del proyecto. “Este desarrollo se destaca por varias innovaciones en el campo de los bioinsumos agrícolas”, afirmó. Y resaltó las características únicas del producto.

Además, una de las principales innovaciones de este biofertilizante radica en sus mecanismos de promoción del crecimiento vegetal, diseñados para actuar en las etapas iniciales de los cultivos. “Contiene una matriz biológica novedosa a nivel global con mecanismos de promoción del crecimiento vegetal complementarios”, explicó, subrayando su impacto en la producción agrícola.

Leé también: Impulsan “una producción triguera más competitiva y sostenible”

Al respecto, destacó que el biofertilizante: “Demuestra la versatilidad y adaptabilidad del biodesarrollo”. El crecimiento rápido y sencillo de los microorganismos utilizados facilita su producción a gran escala y garantiza su disponibilidad constante. “La formulación del biofertilizante tiene asegurada, en principio, la viabilidad de los microorganismos”, aseguro el investigador. Destacó la reducción de las exigencias de conservación y la potenciación de su comercialización.

Por otro lado, el inoculante presenta una alta proporción de biopreparado, alcanzando aproximadamente el 98 % del producto total. “La combinación de melaza de caña y burlanda de maíz, ambas disponibles como residuos industriales, se convierte en una alternativa valiosa para generar un producto que agrega valor económico y ambiental”, explicó.

La investigación sobre este biodesarrollo recibió la distinción de “Certificado de interés a la investigación” enmarcada en el “Sello de Bioproducto Argentino”, otorgado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. (Foto: INTA).

La investigación sobre este biodesarrollo recibió la distinción de “Certificado de interés a la investigación” enmarcada en el “Sello de Bioproducto Argentino”, otorgado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. (Foto: INTA).

Combina cepas bacterianas con actividades diazotróficas y solubilizadoras de fósforo

Asimismo, para la construcción del biofertilizante, se seleccionaron cuidadosamente dos cepas bacterianas de vida libre con actividades diazotróficas y solubilizadoras de fósforo inorgánico. “Se seleccionaron aislamientos del género Bacillus con la característica de solubilizar fosfatos de baja solubilidad y alta proporción de endosporas”, detalló el investigador.

Leé también: Tras las lluvias, estiman una cosecha de granos gruesos positiva y un buen inicio para el trigo en invierno

Por otro parte, se realizaron exhaustivas pruebas de actividad biológica sobre plantas de trigo, maíz y tomate en condiciones controladas para determinar la dosis adecuada y evaluar la viabilidad de las cepas sobre roca fosfórica. “Determinamos la dosis apropiada y evaluamos la viabilidad de ambas cepas sobre roca fosfórica”, explicó Piccinetti.

Video Placeholder

Desde INTA explicaron que las experiencias de invernadero comenzaron el año pasado, y simultáneamente se gestionó un convenio de colaboración con una empresa del sector agropecuario para llevar a cabo ensayos en campo. “Paralelamente se gestionó un convenio de colaboración con una empresa del sector agropecuario para realizar los ensayos en campo”, señaló.

Por último, la investigación sobre este biodesarrollo recibió el “Certificado de interés a la investigación” enmarcado en el “Sello de Bioproducto Argentino”, otorgado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación (SAGyP). “La obtención del Certificado de Interés a la Investigación implica un reconocimiento no solo a este trabajo, sino también a una estrategia que mejora la producción agrícola haciéndola más sustentable”, concluyó Piccinetti, destacando el impacto potencial de este avance en la agricultura nacional.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Experto informático: «No se trató de un hackeo el fallo planetario»

Axel Gualda, director de la UTN, explicó las...

Quiso sacarse una foto con un Guardia Real, la mordió el caballo y su reacción asustó a todos

Los guardias del Palacio de Buckingham son, en sí...

Derrumbe en Belgrano: intentan rescatar a un obrero que quedó atrapado entre los escombros

Los Bomberos intentan rescatar a un trabajador de 21...